Se cierra el XV Congreso Mundial del Agua

ARGENPRESS.INFO
Según el Banco Mundial, más de mil millones de seres humanos en el mundo carecen de acceso seguro al agua potable. La ONU cifra en seis mil, mayormente niños, las personas que mueren cada día como consecuencia de ingerir agua contaminada. Como siempre, los países más agobiados por la pobreza son los que más sufren. La falta de infraestructuras, las guerras y la corrupción de muchos gobiernos, son a veces problemas que superan las catástrofes naturales como la sequía.
Importante encuentro de expertos en agua
En Estocolmo se han reunido 1.500 delegados de más de 100 naciones. Durante cinco días han tratado de encontrar soluciones a la problemática del agua.El Congreso Mundial del Agua es el principal encuentro de expertos en recursos acuíferos del mundo. A él acuden miembros de diversas organizaciones, así como autoridades públicas y representantes de gobiernos.
El trabajo de los expertos durante la ‘Semana del Agua’, que comenzó el lunes 22, consistió en proponer medidas para mejorar la calidad del abastecimiento de agua y su ahorro, buscar el compromiso de los gobiernos para luchar contra la corrupción y el uso indebido de los recursos, y desarrollar nuevas técnicas adaptadas a las necesidades de las diferentes regiones.
Podios, discusiones y encuentros en los que la higiene ha ocupado un lugar destacado, puesto que, según informa la Organización Mundial de la Salud, muchas crisis sanitarias van unidas al consumo de agua contaminada o a la escasez de este elemento.
Africa de nuevo, el continente sufriente
La mitad de la población africana vive sin contar con un acceso seguro al agua potable. En Africa, sólo el diez por ciento del agua que cae de los cielos se pone al servicio del consumo humano. Por ello hablan los expertos de una ‘crisis en inversiones’, más que de una ‘crisis en cantidad’ de recursos hídricos.
La ministra sudafricana de recursos hídricos y forestales Buyelwa Patience Sonjica, habló a sus colegas de la necesidad buscar soluciones como condición indispensable para que su país lograse superar la pobreza, e hizo especial hincapié en la situación de la mujer: ‘en muchos países pobres son las mujeres y los niños los que tienen acarrear el agua, mientras que las decisiones son tomadas por hombres, a muchos kilómetros de distancia’, dijo la ministra.
También en Asia el problema del agua es grave, aunque los expertos reconocen los importantes pasos los últimos años, sobre todo en la concienciación de los gobiernos. El premio del agua, entregado por el rey de Suecia Carlos XVI y dotado con 120.000 de euros fue por ello a parar al Centro Indio de Economía y Medio Ambiente, por su trabajo en el desarrollo de métodos de almacenar agua a partir de técnicas tradicionales.

Presa La Parota, la resistencia en Guerrero

Más de 590 viviendas pretende el gobierno inundar. Aunque la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cuenta sólo 2,812 habitantes que serían desplazados, varias comunidades rebasan, cada una, esa cifra. Sin embargo, los pobladores saben cuántos son: más de 20 mil habitantes de 13 poblados ubicados en 3 municipios del estado de Guerrero que tendrían que abandonar sus lugares. De estos terrenos ejidales y comunales el 76% de su población se dedica a la actividad agrícola. El embalse cubriría 13,728 mil hectáreas de superficie. La capacidad del embalse es tres veces menor que la Presa La Angostura; dos veces que la Presa Malpaso; pero cuatro veces más grande que la de Chicoasén; y más grande que la presa proyectada de Itzantún, todas ellas en Chiapas.

En el documento “Proyecto Hidroeléctrico La Parota. Estado de Guerrero” de la Dirección de Proyectos de Inversión Financiada, Subdirección de Construcción de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), fechado en el 2002, se establece que el proyecto hidroeléctrico se basará en ciertos principios de relación con la sociedad: equidad social, sustentabilidad, eficacia en las acciones, toma de decisiones participativa y responsabilidad en el cumplimiento de compromisos. La Parota es calificado por la CFE como “una alternativa viable para contribuir a la satisfacción de la demanda de energía eléctrica en el área Central del país”, y estaría ubicado en la cuenca del río Papagayo a 350 km al sur de la Ciudad de México y a menos de 50 km del puerto de Acapulco. La altura de la cortina que represaría el río sería de 162 metros de altura y se uniría a las más de 45 mil represas que se han construido en todo el mundo, según el Informe de la Comisión Mundial de Represas del año 2000, y que han represando más del 60% de los ríos del planeta. Sus 765 MW de potencia instalable nuevamente se centran en el modelo de desarrollo neoliberal, en el marco del Plan Puebla-Panamá (PPP) y con el objetivo de proporcionar energía a las maquiladoras, los grandes centros turísticos, a las ciudades y la industria de extracción, entre otras, pero no para el desarrollo y las necesidades de los pueblos. Los megaproyectos hidroeléctricos pretenden también abastecer la energía eléctrica del sur de los Estados Unidos y unirse a la red eléctrica nacional y centroamericana.

En 1976 la CFE inició los estudios técnicos en el sitio La Parota y en 1988 terminó el estudio de factibilidad geológica. Hace más de 20 años, entre 1983 y 1984 realizó el estudio socioambiental de la región y que luego actualizó en 1994. La CFE cuenta ya con el estudio de factibilidad técnico económica y de preconstrucción. Según la Comisión sus “prioridades estratégicas” respecto a la construcción de la hidroeléctrica son: información permanente y participación sistemática con las comunidades; evaluar exhaustivamente las acciones; preservar los medios de subsistencia; reconocer derechos patrimoniales; proporcionar beneficios comunes; y asegurar se cumplan con las normas. Destaca además tres retos: que La Parota sea “socialmente deseable”; “ambientalmente sustentable” y “económicamente rentable”. Paralelamente, la CFE calcula que la producción afectable serán 320 hectáreas de cultivos frutícolas y 3,500 hectáreas de cultivo. Además inundaría dos puentes carreteros sobre los ríos Omitlán y Papagayo; 16.6 km. de carreteras pavimentadas; 22.8 km. de caminos de terracería; 31.5 km. de líneas de transmisión y distribución de energía eléctrica y la misma central hidroeléctrica La Venta.

No hay que olvidar que la construcción de represas en el mundo provocó que durante el siglo XX el 50% de los humedales en el mundo se hayan extinguido, y que al menos el 20% de los peces están en peligro de extinción. Para la Red Internacional de Ríos (IRN por sus siglas en inglés) hasta el año 2003 se han construido 47 mil grandes represas en todo el mundo y más de 800 mil pequeñas represas. A nivel mundial, el 67% del agua es usado por la agricultura, sector que más desperdicia el líquido; y el 19% lo ocupa la industria altamente contaminante. En el caso específico de la energía que producen las grandes represas, el 36% han sido construidas para la irrigación; el 20% para generar energía; el 17% para abastecimiento de agua; el 12% para controlar las inundaciones; el 9% para la recreación y el 6% para otros usos.

Otros estados en el país no se han salvado de los efectos de las represas. En agosto de 2002 se decretó la alerta máxima en Zacatecas y San Luis Potosí por el desbordamiento de las presas La Ventanilla y El Capulín. Más de 3 mil damnificados, 13 muertos y 15 desaparecidos fue el saldo en varias comunidades luego que las presas se rompieran por la presión del agua. Un año después, en septiembre de 2003, alrededor de 5 mil personas fueron evacuadas de varias comunidades en el estado de Nayarit ante el peligro de desbordamiento de la presa Aguamilpa. En el estado de Nuevo León más de 10 comunidades fueron afectadas por la apertura de las compuertas de la presa El Cuchillo para evitar su desbordamiento y rompimiento. En Acámbaro Michoacán más de 200 viviendas se las llevó el agua al abrir las compuertas de la presa Solís.

Se calcula que para el 2010 se terminaría la construcción de la presa La Parota, año en que la mayoría de las presas del país habrán cumplido su vida útil de 50 años. Estos megaproyectos del sexenio de Vicente Fox se contextualizan también en el marco de la gran obra hidroeléctrica de El Cajón en el estado de Nayarit, de la ampliación de la presa Benito Juárez en Oaxaca y de los proyectos hidroeléctricos en Chiapas, así como de la privatización de la energía eléctrica y los contratos millonarios que están logrando las grandes compañías transnacionales españolas, alemanas, japoneses y norteamericanas, entre otras.

En el estado de Guerrero ya existen seis centrales generadoras de energía eléctrica (cuatro hidroeléctricas: La Venta, La Villita, Infiernillo y El Caracol; una de turbogas: Las Cruces; y una termoeléctrica: Petacalco). Para el año 2000 aportaban el 9.2% de la producción eléctrica total del país y el porcentaje de electrificación fue de 47.9% ocupando el lugar 25 a nivel nacional. Guerrero junto con los estados de Oaxaca y Chiapas son las entidades del país en la que menos energía eléctrica cuentan los habitantes en sus domicilios.

La banca internacional ha sido el instrumento para la financiación de las grandes represas que además han endeudado a los países. También va aparejado con el enriquecimiento de las grandes corporaciones transnacionales y la privatización de la infraestructura, de la energía eléctrica y del agua. Ninguna hidroeléctrica ha logrado producir la energía proyectada y por lo general los costos han aumentado hasta en un 56% de lo estimado inicialmente. Del mismo modo el tiempo real de construcción siempre se ha sido mayor en meses y hasta en años al calculado en su planeación. Por otro lado, el calentamiento global, el cambio climático y los largos periodos de sequías han alargado el periodo de llenado de los embalses lo que pone en duda su rentabilidad y la consecución de su financiamiento. Si a ello le sumamos el desplazamiento de la población, la alteración de ecosistemas, la contribución del efecto invernadero, la desaparición no sólo de peces y otros animales y vegetación sino hasta de culturas y monumentos históricos; la disminución o casi desaparición del agua río abajo y la afectación río arriba, y hasta la conversión de grandes territorios secos por la alta concentración de sales, entre otros efectos, necesariamente nos lleva a reconsiderar las grandes represas y en su lugar buscar nuevas alternativas de energía eléctrica bajo otro modelo de desarrollo.

La Parota significará un grave deterioro ambiental con la deforestación además de acelerar la desaparición de los mantos freáticos que abastecen de agua al Puerto de Acapulco. Por ello los pobladores manifestaron que “defenderemos nuestras tierras porque es nuestro patrimonio y no lo entregaremos a la Comisión Federal de Electricidad”. La CFE oculta información y evita la consulta con la población que será afectada y quienes aseguran que los estudios de impacto ambiental elaborados pro la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) parten de parámetros sesgados para hacer el estudio. Con la crisis del campo, con el crecimiento de la población, ¿a dónde irán más de 20 mil personas? ¿A los Estados Unidos?

Este proyecto ha generado movilizaciones sociales en al menos 10 poblados exigiendo información que el gobierno se niega a dar. En el mes de octubre de 2003 la movilización tuvo una sola demanda: detener la hidroeléctrica. Más de 3000 campesinos iniciaron las protestas contra la represa y dispuestos a morir en defensa de sus tierras y comunidades. “Ni un paso atrás contra la presa La Parota” y “estamos dispuestos a morir por la tierra” fueron algunas de las consignas apoyadas por organizaciones sociales, colonos, taxistas, universitarios y militantes de partidos políticos quienes se sumaron al apoyo de los campesinos que serán afectados. En pocas semanas más de 30 mil personas se manifestaron en la ciudad de Chilpancingo, capital del estado de Guerrero. Los manifestantes han bloqueado la entrada a la zona de la represa. La estrategia gubernamental fue crear grupos de choque e iniciar la contratación de personal para la construcción y dividir a la población informando también de los supuestos “beneficios” que traería la presa La Parota. Hace tres meses la población opositora al proyecto logró que se suspendiera una asamblea comunal cuyos líderes pretendían otorgar la aprobación para continuar con los estudios y el proyecto de la represa, protegidos por 50 elementos de las policías del estado de Guerrero, Preventiva y Rural. Sólo 395 comuneros de los 7,825 de la región pretendían dar la autorización. Luego de cuatro horas de discusión y conatos de violencia se decidió suspender la asamblea. Aunque los machetes no se blandieron la situación sigue siendo tensa.

Los poblados y comunidades en resistencia han logrado detener las máquinas que comenzaban a trazar caminos para la entrada y salida de material y equipo de construcción. Se le exigió a la CFE que pagara los destrozos de los trabajos iniciados y la población ha logrado detener su avance. Se ha exigido también a la CFE el pago adeudado desde hace 46 años por los terrenos utilizados para la construcción de la presa La Venta que ahora quedará totalmente cubierta por La Parota. Tampoco se ha indemnizado a los afectados desde hace 23 años por la construcción de la Presa El Caracol y 20 años a los desplazados por la represa Petacalco. El Consejo General de Comunidades Inconformes con el Proyecto La Parota manifiestan que “el impacto ecológico será irreversible en nuestras selvas tropicales de la región. Pedimos que abran los ojos y entiendan que no habrá progreso sino más pobreza, porque lo único que generarían sería más de 25 mil desplazados”.

Los pobladores de los ejidos y comunidades directamente afectadas han convocado a un Campamento de Resistencia el 14 de marzo de 2004, Día Internacional contra las Represas y por la defensa de los Ríos, el Agua y la Vida. En este evento realizarán mesas de discusión y análisis sobre el deterioro social y ambiental de los embalses, los derechos humanos, etc.

El problema es mundial. En días pasados en Brasil el Movimiento Nacional de los Damnificados por Represas (MAB por sus siglas en portugués) denunciaron que 100 mil familias pretenden ser expulsadas de sus tierras a causa de las 70 grandes represas proyectadas para los próximos tres años por el gobierno del presidente Lula. Actualmente en Brasil existen más de dos mil represas que han provocado el desplazamiento de un millón de personas equivalentes a 300 mil familias; han inundado 34 mil km cuadrados que equivalen a 3.4 millones de hectáreas, aproximadamente la mitad del territorio del estado de Chiapas. Las represas hidroeléctricas en Brasil proporcionan el 89% de la energía del país. Sin embargo más de 20 millones de personas, equivalentes a cinco millones de casas habitación, no cuentan con energía eléctrica. Mientras tanto, la industrias de propiedad extranjeras pagan proporcionalmente 10 veces menos que la población por megawatt de energía eléctrica. La gran mayoría de las familias quienes han sido desplaza de sus tierras para construir las represas no han recibido apoyo por el traslado forzoso, y el 70% no han recibido ningún tipo de indemnización.

Los ríos son para el planeta como la circulación de la sangre en nuestro cuerpo. Tenemos que dejarlos libres, que fluyan, que corran, que den vida. El impacto por su represamiento nos obliga a construir alternativas de desarrollo realmente sustentable. Los efectos de las represas nos afectan a todos los pueblos del mundo de manera directa o indirecta. Necesitamos generar un proyecto que de esperanza y vida, no de muerte y desolación a costa del desplazamiento de población y más pobreza humana y medioambiental.

Fuentes: “Proyecto Hidroeléctrico La Parota. Estado de Guerrero” de la Dirección de Proyectos de Inversión Financiada, Subdirección de Construcción de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), 2002; Red Internacional de Ríos (IRN); Adital, 5 de marzo; MAB; “No a la Presa La Parota”, Consejo General de Comunidades Inconformes con el Proyecto de la Presa Hidroeléctrica La Parota” s/f; “El Proyecto Presa La Parota” y “Solidaridad Internacional con los Campesinos de la Parota”, Rodolfo Chávez Galindo; Informe de la Comisión Mundial de Represas www.dams.org; Diario “El Sur” de Guerrero, 30 de octubre de 2003; Diario “El Sol de Acapulco” 17 de noviembre de 2003; Diario La Jornada, 22 de septiembre de 2003; Diario Expreso Chiapas, 16 de agosto de 2002.

Gustavo Castro Soto
CIEPAC, A.C.
Es miembro de: la Red Mexicana de Acción Frente al Libre Comercio (RMALC; < http://www.rmalc.org.mx/ >); de la Convergencia de Movimientos de los Pueblos de las Américas (COMPA; http://www.sitiocompa.org/ ); de la Red por la Paz en Chiapas; de la Semana por la Diversidad Biológica y Cultural <http://www.laneta.apc.org/biodiversidad>; del Foro Internacional "Ante la Globalización, el Pueblo es Primero", Alternativas contra el PPP, somos parte del Consejo Directivo del Centro de Justicia Económica (CEJ) <http://www.econjustice.net/>; del Programa Ecuménico para Centro América y El Caribe (EPICA)< http://www.epica.org/ >; miembro de la Alianza Mexicana por la Autodeterminación de los Pueblos (AMAP) que es la red mexicana contra el PPP <http://www.mesoamericaresiste.org/index.html>; Red por la Paz de Chiapas.


Artículo obtenido de:

Centro de Investigaciones Económicas y Políticas de Acción Comunitaria
CIEPAC, A.C.
Calle de la Primavera No. 6
Barrio de la Merced
29240 San Cristóbal, Chiapas, MEXICO

Teléfono:
en México: 01 967 674 5168
del exterior: +52 967 674 5168

La Plataforma en Defensa del Reino de los Mallos recibe sus primeros apoyos

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN
(05/09/2005)
Se presentó en Santa Eulalia de Gállego
A las 20 horas del sábado, más de 50 personas abarrotaron el local de Santa Eulalia de Gállego para celebrar la primera Asamblea del Reino de los Mallos. A la reunión también asistió todo el Ayuntamiento de Santa Eulalia, miembros de la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos y empresarios de la Asociación Gállego Activo.

Continuar leyendo «La Plataforma en Defensa del Reino de los Mallos recibe sus primeros apoyos»

Los criterios de la Comisión del Agua

El acuerdo unánime sobre Santaliestra ha sido el único acercamiento de posturas que se ha conseguido en la Comisión del Agua, y se basó en la regulación de caudales en la propia zona de regadío mediante la presa de San Salvador. De esa forma se evitó la inundación del valle del Ésera, posibilitándose sin embargo el uso de caudales de ese río por la Comunidad del Canal de Aragón y Cataluña que los almacena en su territorio. La comprometida situación judicial del proyecto no fue ajena a este acercamiento de posiciones. Como tampoco lo fue la larga experiencia que, en regulación interna de caudales, han desarrollado los regantes del oriente de Huesca. El principio que subyace en este acuerdo podría formularse como “agua por territorio”. Es decir, las comunidades de regantes toman los caudales procedentes de los ríos pirenaicos, pero no ocupan los fondos de valle de la montaña, sino que ponen su territorio para almacenar los caudales que demandan. Creo que es un planteamiento que salvaguarda la equidad territorial. De justicia social. Por otro lado, son evidentes las equivalencias con la política de desaladoras y reutilización del agua que se está aplicando en el Levante: pon tu territorio a funcionar al máximo de sus posibilidades antes de pedir sacrificios al vecino.

 

Los afectados por los embalses cuestionan las demandas de agua que piden los regantes -que estiman sobredimensionadas y despilfarradoras-, denuncian la escasa rentabilidad económica de muchos proyectos de riego –federados a las subvenciones, y alejados del principio de recuperación de costes de la Directiva Marco europea- y se quejan también del aprovechamiento insolidario de los kilovatios que obtienen las Comunidades de riego con las aguas derivadas de los ríos pirenaicos. Los ecologistas, además, ponen el énfasis en el fuerte impacto ambiental del regadío sobre los ecosistemas esteparios, sobre la salinidad del agua en el Ebro, y sobre la supervivencia del propio Delta. Y denuncian el lamentable estado de los ríos, que son más canales que ecosistemas fluviales. La postura de “agua por territorio”, en aras del pragmatismo y de alcanzar una solución al largo conflicto, asume pasar de puntillas sobre estas cuestiones escabrosas, que más adelante la aplicación de la Directiva Marco nos obligará a abordar de forma seria.

 

El principio que guió el acuerdo de la Comisión en el debate sobre Yesa fue otro, el que propuso el presidente Iglesias en su discurso de investidura: la no inundación de pueblos. Este planteamiento, sin duda demasiado simple y reduccionista en un tema tan complejo, no consiguió sumar ningún apoyo nuevo. El estudio de alternativas elaborado por técnicos de la Fundación Nueva Cultura del Agua, que contempla un incremento de regulación en Bardenas similar al de la cota intermedia, pero almacenando los caudales en la propia zona de regadío, no llegó a ser ni considerado por la Comisión. El posterior informe del Ministerio de Medio Ambiente, aunque emitió una opinión final desfavorable, reconoció la viabilidad técnica de la regulación en tránsito y admitió la necesidad de, al menos, una presa de regulación interna en Bardenas, que complemente a la cota intermedia.

 

El próximo trabajo de la Comisión sobre Biscarrués volverá a fracasar si sólo se sustenta en el principio de la no inundación de pueblos. La experiencia nos dice que las regulaciones en las zonas de regadío pueden ayudar al acuerdo. Marracos, Valcuerna y otras posibilidades deberían por ello ser contempladas. La actitud del PP y de los dirigentes agrarios que convocaron la manifestación anulada no induce al optimismo, pero si el PSOE aplica su política de “desaladoras” también en Aragón, la solución será más factible.

José Manuel Nicolau

Profesor Titular de Ecología

Universidad de Alcalá