Cara a cara entre Xúquer Viu y la Junta Central de Usuarios del Vinalop

EL PAÍS
(14/08/2005)
ENTREVISTA: EL FUTURO DEL TRASVASE, SEGÚN LOS REGANTES DE ALICANTE Y VALENCIA

El Júcar y el Vinalopó, cara a cara 

"Si alguien de verdad quiere un Júcar vivo son los usuarios del Vinalopó" – "El plan de cuenca del Júcar se hizo en base a unos recursos inexistentes" – "En años de sequía no se podrá trasvasar ni una gota de agua"

SANTIAGO NAVARRO  –  Alicante

Pregunta. ¿Qué trazado acarrea menor impacto ambiental para el río, el de Cortes de Pallás o el del Azud de la Marquesa?

Andrés Martínez (presidente de la Junta Central de Usuarios del Vinalopó). El Júcar-Vinalopó siempre será un trasvase a sobrantes, con lo que nunca afectará ni al caudal ecológico del río Júcar, ni a los aportes a la Albufera de Valencia. Lo que no podemos permitir los Usuarios del Vinalopó es la intoxicación que desde colectivos antitrasvasista han intentado transmitir a La Ribera diciendo que el trasvase va a secar la Albufera de Valencia y el río. Si alguien de verdad quiere un Júcar vivo, son sus futuros usuarios.

Francisco Sanz (portavoz de Xúquer Viu). La principal carencia es que el Plan de Cuenca del Júcar se hizo contando con unos recursos inexistentes, y, lo que es peor, no fijó ningún caudal ecológico para el río a partir de Antella, en sus últimos 60 kilómetros. En los últimos 10 años, más de la mitad de los días el río no llega al mar y el resto lo hace con un caudal completamente insuficiente. El Júcar ha perdido más de la mitad de su caudal en los últimos 25 años y a la Albufera le llega una tercera parte del caudal que en los años 70. Continuar con el proyecto actual hubiera significado la muerte definitiva del río y de la Albufera.

P. El coste de la obra, calidad y precio del agua están en el centro de la polémica, ¿qué alternativa es más ventajosa?

A. M. La toma en el Azud de la Marquesa es una propuesta de trazado más cara, de mayor recorrido y con serios costes ambientales. Afecta directamente a dos Lugares de Interés Comunitarios: Marjal de Cullera y Sierra de Corbera. El proyecto actual ha superado todos los requisitos ambientales. El recorrido desde Cullera a Villena asciende a 92 kilómetros con una altura neta de impulsión de 850 metros, frente a los 67 kilómetros de trazado desde Cortes a Villena y una altura neta de impulsión de 250 metros. ¿Qué necesidad hay de derrochar tanta energía? El trazado que se está ejecutando, con toma de Cortes, tiene garantizada su financiación, ¿quién garantiza la financiación del cambio de toma? El actual trazado es el único que pueden pagar los regantes, frente a las 0,10 euros del precio medio del metro cúbico con destino a agricultura desde Cortes de Pallás, el precio para el agricultor desde la Marquesa sería de 0,42 euros.

F. S. Lo más caro es hacer una obra faraónica por la que no pase agua y sea fuente constante de conflictos entre comarcas. Respecto al precio del agua, está claro que será menor dónde más agua haya, y desde luego desde Cortes el trasvase es totalmente inviable porque el precio del agua se dispararía al ser poca cantidad la que se podría trasvasar. Los teóricos 0,10 euros/metro cúbico que menciona Martínez en cuanto al agua procedente de la toma en Cortes se refiere al hipotético caso de que se trasvasaran 80 hectómetros cúbicos/año. A lo largo de estos años se ha hecho creer a los agricultores del Vinalopó que esas eran las cifras que tendrían que pagar cuando llegara el agua. El Banco Europeo de Inversiones calculaba que si se podían trasvasar una media de 20 hectómetros cúbicos/año, la tarifa resultante era de 45 céntimos de euro por metro cúbico, y ello utilizando los datos de costes sin actualizar.

P. ¿Qué toma garantiza más excedentes?

A. M. Con sentido común y una buena gestión, como nos obliga el Plan de Cuenca, la misma agua sobra en Cullera que en Cortes de Pallás. El informe de los técnicos independientes de Europa garantizaba un promedio de 50 hectómetros cúbicos/año, afirmando que el volumen de 80 hectómetros cúbicos/año se podría alcanzar en bastantes años. El estudio presentado a la Comisión por parte de Aguas del Júcar, S.A. hace apenas dos meses afirmaba de manera categórica la inviabilidad de la toma del Azud de la Marquesa. El Ministerio de Medio Ambiente, como cierre de la Comisión técnica el 31 de enero de 2005, garantizaba una horquilla en Cortes de Pallás de media entre los 12 y 62 hectómetros anuales.

F. S. La Comisión Técnica demostró que en Cortes no había agua para trasvasar más de 14 hectómetros uno de cada cuatro años. Es decir, que en una situación de sequía como la actual no se podría trasvasar ni una gota al Vinalopó, ya que los recursos no son suficientes ni siquiera para los usuarios históricos de la cuenca cedente: los regantes tradicionales de la Ribera están sufriendo restricciones importantes con recortes del 30%. Si en alguna parte del río hay sobrantes, procedentes de la modernización de los regadíos de la Ribera, es en su desembocadura. Si se asigna un caudal mínimo ambiental adecuado al río, una parte de ese caudal podría derivarse al Vinalopó. Pero se ha de garantizar que la parte final del río cuente también con un caudal suficiente.

A. M. Hay que ser honestos y realistas: Su único objetivo es no hacer ningún trasvase, ni desde Cortes, ni desde ningún otro lugar.

F. S. Si sobra el mismo agua en Cullera que en Cortes, ¿por qué ese empeño ultramontano en defender el actual trazado que está rechazado por todos los sectores de la cuenca cedente?

P. ¿Cuál ha sido el papel de Xúquer Viu y de Nueva Cultura del Agua en el cambio de trazado?

A. M. Ha sido un chantaje en toda regla, y la ministra Narbona es la gran responsable de ese chantaje de los antitrasvasistas. Lo grave es que con un informe de 25 páginas, elaborado por un antitrasvasista [la Fundación Nueva Cultura del Agua] haya paralizado una obra de interés general, financiada por la Unión Europea.

F. S. La oposición al trasvase no viene sólo de la Ribera, sino de muchas otras comarcas valencianas. No podemos dejar morir nuestro principal río. Hemos encabezado las movilizaciones contra el trasvase, pero no solitariamente. La Fundación de la Nueva Cultura del Agua, es una organización de carácter técnico y científico que nos ha facilitado el asesoramiento y los datos reales que las autoridades competentes habían ocultado hasta ahora.

P. El Vinalopó reivindica el trasvase desde hace 585 años, ¿es la única alternativa a la carencia hídrica de la comarca?

A. M. Sí, así es. El 27 de mayo de 1420 está documentada la primera petición del agua del Júcar por los agricultores de Elche. No podemos dejar ahora que unas organizaciones radicales rompan el consenso y los principios de solidaridad territorial del plan de cuenca del Júcar de 1997. Ahora, es la principal alternativa para recuperar nuestros acuíferos y para garantizar agua de riego a 50.000 hectáreas y a más de un millón de ciudadanos. En el conjunto del Vinalopó se realiza un 90% de rendimiento en regadío y superamos el 80% en reutilización. ¿Qué más podemos hacer? ¿Emigramos?

F. S. Xúquer Viu no es ninguna organización radical, sino un movimiento ciudadano y plural y de sus sistemas acuáticos. Hay que reflexionar sobre la desastrosa gestión hídrica que se ha hecho y que ha provocado la actual sobreexplotación de los Acuíferos del Vinalopó. Se han otorgado derechos de extracción cuatro veces superiores a los recursos renovables. El trasvase no es la única alternativa. Una combinación de soluciones pasa por el ahorro y la eficacia en la gestión hídrica, la reutilización y la desalación para el consumo humano.

P. ¿Por qué se crea una comisión para estudiar la viabilidad del trasvase en agosto de 2004 y más tarde se paraliza la obra?

A. M. El consenso ha existido desde 1997, cuando se aprueba el plan de cuenca del Júcar, hasta hace pocos meses. Políticos, organizaciones agrarias y usuarios de la Ribera, bien intencionados, pero mal informados, se han dejado influenciar por el lobby de la Fundación Nueva Cultura del Agua. El principal representante de los Usuarios del Júcar ha estado presente en la comisión durante los años de realización de la obra y nunca ha manifestado una opinión contraria. Sinceramente, esto no hay quien lo entienda. Es de locos.

F. S. El plan de cuenca en vigor se realizó con cifras manipuladas. Se contemplaron unos recursos hídricos muy superiores a los que realmente llevaba el Júcar. El trasvase se diseñó con unos sobrantes inexistentes. En el plan de cuenca se utilizó como documento de base para calcular las disponibilidades de agua del Júcar un estudio fechado en 1989, y la memoria del plan reconocía que los datos eran antiguos, cuando se sabía que desde principios de los 80 la reducción del caudal era progresiva, debido a la sobreexplotación del acuífero de la Mancha Oriental. Todas estas razones llevaron al Ministerio de Medio Ambiente a crear en agosto de 2004 una comisión de viabilidad del trasvase.

P. ¿El trasvase actual incluye el doble uso del agua, como se asegura desde Alicante?

A. M. El Artículo 24 del Plan de Cuenca del Júcar afirma que el uso de las aguas procedente del Júcar y con destino al Vinalopó tienen como fin paliar la sobreexplotación de los Acuíferos del Vinalopó-Alacantí, que siempre se han usado para regadío y abastecimiento y cubrir el déficit de los Abastecimientos en la Marina Baixa. El agua de Cortes es apta para riego y también para abastecimiento. La de Cullera, no.

F. S. Cuando la Comisión Técnica creada por el Ministerio el año pasado tuvo conocimiento de las cifras reales del río y se vio que el Júcar estaba mucho peor de lo que se pensaba, el Ministerio comunicó en enero de 2005 que los usuarios urbanos quedaban fuera del suministro de agua del trasvase. La insistencia en esta reclamación del trasvase para abastecimiento urbano confirma nuestras sospechas de que el verdadero destino de la mayor parte del agua del Júcar es para la especulación urbanística y los campos de golf.

Apasionado debate virtual

La cita fue el jueves a las 10.00 horas. El objetivo mantener un cara a cara vía correo electrónico entre los representantes de dos de los colectivos sociales de mayor relevancia y con intereses contrapuestos en el trasvase Júcar-Vinalopó, en sendos ámbitos territoriales: La Ribera y la comarca del Vinalopó. Los contertulios acudieron puntualmente. En la sede de la oficina Técnica de la Junta Central de Usuarios del Vinalopó de Villena se encontraba Andrés Martínez, presidente del ente desde su creación en 2003; en su domicilio particular de L’Alcúdia, Francisco Sanz, portavoz del colectivo Xúquer Viu. Martínez, ingeniero agrónomo y empresario agrícola, y Sanz, maestro, fueron los elegidos tras intentar sin éxito que el oponente dialéctico del primero fuese Antonio Estevan, ingeniero de la Fundación Nueva Cultura del Agua, ente que impulsa el nuevo trazado.

Al inicio del debate, Andrés Martínez dejó constancia de su preferencia por un cara a cara físico. La charla giró en torno a un guión previo. Los contertulios no eludieron el cuerpo a cuerpo y a cada respuesta acompañó una réplica. La rigurosidad técnica de los interlocutores, no exenta referencias coloquiales, y el respeto al medio (sabedores de que sus opiniones eran escritas) prolongó el multilateral durante cuatro horas. Pese a ello, el debate se desarrolló en un tono cordial. Al final, Martínez y Sanz se mostraron satisfechos. "Hay sido agotador, pero muy interesante", dijo Martínez.