Asamblea en Zaragoza

Ayer 28 de septiembre en Zaragoza, en el salón de actos de Comisiones Obreras gracias a la colaboración del Dpto. de Medio Ambiente de CCOO tuvo lugar la presentación de la Plataforma en defensa del Reino de los Mallos.

Mapi y Gustavo Ortas empresarios del turismo de río y Beatriz Casaucau vecina de Santaolaria como miembros de esta Plataforma junto con socios de Coagret y componentes de la Fundación Nueva Cultura del Agua informaron sobre la situación actual del conflicto y las movilizaciones próximas.

Continuar leyendo «Asamblea en Zaragoza»

En Brasil, Represas y otros desmanes

Ante una economía mundial hambrienta de materias primas Brasil es una región muy apetecida por las inversiones extranjeras de tal manera que en 2004 fue el mayor receptor de Latinoamérica, 18.000 millones $ (13.533 millones de euros) y un incremento del 79%. La economía creció un 5%, las exportaciones llegaron a 95.000 millones $. El superávit de las cuentas comerciales alcanzó 33.700 millones $, una cifra record.

Aplausos decididamente eufóricos de bancos e inversionistas. Jamás, desde la primera mitad del siglo pasado los bancos ganaron tanto dinero como con el gobierno del antiguo dirigente sindical que capitaneó huelgas históricas en el cruce de los 70 y los 80.

¿De qué valen los buenos números si la catastrófica situación social no ha menguado?

Este año, el pueblo brasileño vive una mezcla de desesperanza, tristeza y, porque no decirlo, de decepción, ya que los tan soñados y esperados cambios no llegaron. La realidad muestra que Brasil aún está atrapado en las redes de los altos intereses y
el endeudamiento externo, lo que lo convierte en sujeto de frecuentes ajustes fiscales exigidos por los representantes del capital financiero internacional. La política económica de Lula apoyada por la OCDE, el FMI y la confianza de los inversores internacionales se ha doblegado a las exigencias de éstos, encaminando reformas
neoliberales, volviéndose incapaz de implementar políticas públicas en favor del pueblo y de usar los recursos públicos para reforma agraria, salud, educación, transporte, vivienda, derechos humanos y medio ambiente.

Alarmante e inmoral es el contraste del crecimiento económico y la redistribución de la riqueza entre las personas. Nada menos que 27 millones de trabajadores y trabajadoras (un 40% de toda la población activa) viven desempleados/as o en la economía informal, sin cobertura de la seguridad social y sin derechos laborales. Cerca de 20 millones de familias, o sea, 82 millones de personas pobres, viven con menos de dos salarios mínimos mensuales; 52 millones de personas viven con menos de 2 dólares al día.

Para algunos analistas, el gran problema que se le plantea a Brasil es cómo conciliar el actual desarrollo económico del país (centrado en el agronegocio), con una defensa a ultranza de sus bosques, de su madera preciosa, de sus ríos sin contaminar (posee el 23% de agua potable del mundo), de su biomasa y de sus inmensos yacimientos de minerales preciosos, principalmente diamantes.

La masiva destrucción de la selva brasileña pone en entredicho la capacidad del Gobierno de Lula para preservar el mayor pulmón medioambiental del mundo.

En 2004 la selva Amazónica perdió, según el satélite del Instituto Nacional de Investigación Espacial, una superficie de 26.130 Km2, similar a la de Galicia, o lo que es lo mismo a la velocidad de 5 campos de fútbol cada minuto. Parece que la puesta de terrenos en cultivo de soja, pastos para el ganado, la tala ilegal y la busca de diamantes son los principales culpables de la deforestación. Brasil es el segundo exportador de soja del mundo y el gobierno ha autorizado el cultivo de la soja transgénica; el país supera los 60 millones de cabezas de ganado (el 30% en la Amazonia); controla el 20% del mercado de carne vacuna del mundo; la U.E. importa el 40% de la carne bovina consumida; es el segundo país suministrador de soja a España y el segundo proveedor de madera aserrada tropical de la industria española; el 80% de la madera en Sao Paulo es de procedencia ilegal. Los expertos dicen que por cada árbol caído se destruyen otros 10 y que 6 de ellos ni siquiera son aprovechados. Sólo en Mato Grosso se han destruido el 46% de las 26.000 Km2 de selva en la que actuaban 431 empresas fantasmas de madereros con la complicidad de algunos funcionarios del Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales (IBAMA).

La Amazonia es un territorio de 5 millones de Km2 codiciada por todos, incluidas las 27 multinacionales que actúan en el área. Un santuario con 30.000 especies de plantas, 2.500 de árboles, 3.000 tipos de peces diferentes, 1/3 de la madera tropical del planeta, y donde se registran cada año 300.000 incendios.

En las relaciones del gobierno español con Brasil es prioritario apoyar la presencia empresarial española. Instaladas ya las grandes multinacionales españolas Zapatero intenta potenciar la entrada en ese mercado de las pequeñas y medianas empresas. La inversión en los últimos 10 años acumula un volumen superior a 33.850 millones de euros, que sitúan a España como el segundo inversor extranjero después de EE.UU. Las operaciones de inversión han estado ligadas al proceso de privatizaciones y se centran, fundamentalmente, en los sectores de telecomunicaciones (Telefónica), energía (Endesa, Iberdrola, Repsol y Gas Natural) y financiero (BBVA, SCH y MAPFRE). Sectores como infraestructuras de transportes, recursos hídricos, saneamiento básico, energía y medio ambiente están abiertos a financiación mixta a través del proyecto de ley  de Partenariado Público Privado propuesto por el Gobierno de Lula.

En febrero de 2005, la entonces ministra de Minas y Energía Dilma Rouseff (hoy ministra de la Presidencia, ocupando su anterior cargo el militante de centro-derecha Silas Rondeau, presidente de Eletrobrás) visitó España para pilotar maratonianas sesiones de trabajo con empresas e inversores con el objetivo de alentar la participación española en la construcción de redes de transmisión de energía y de 17 centrales hidroeléctricas. El año pasado Brasil concedió licencias para la construcción de 224 nuevos proyectos de generación de energía que permitirán incrementar la oferta en 3.945 megavatios (MW) y requerirán una inversión de 2.348 millones de $. Las grandes presas hidroeléctricas se situaban en los ríos Paraná, São Francisco y Grande. En el río Paraná el complejo hidroeléctrico de Itaipu, Jupiá, Ilha Solteira y Foz do Areia tiene en total 18.915 MW de potencia instalada. En el São Francisco el complejo Paulo Afonso-Sobradinho suma 3.510 MW, y en el río Grande el complejo Embarcação, Furnas y Marimbondo genera un total de 3.747 MW aproximadamente.

El 93 % de la electricidad en Brasil proviene de las represas que, según datos oficiales, han inundado 34 mil km2, lo que representa una superficie superior a la de Bélgica. 400 empresas acaparan casi el 30% del consumo energético del país, mientras 12 millones de personas “viven a la luz de una vela”.
En un marco más amplio de la política exterior española, el gobierno de Zapatero ha manifestado en las reuniones preparatorias de la XV Cumbre Iberoamericana, de la que Brasil es tercer pilar fundacional, y que se celebrará en Salamanca en octubre, luchar contra la pobreza con “soluciones, no declaraciones”. Pero si entre las “soluciones” se considera que a la recién creada Secretaria General Iberoamericana opte al máximo cargo como candidato favorito de España el uruguayo nacido en Aracedo (Asturias) Enrique Iglesias, director del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) desde 1988, parece garantizado el escaso desarrollo de las políticas sociales y el fracaso de la lucha contra el hambre, y por lo tanto una “solución” poco acertada.


El BID forma parte de del grupo de Instituciones Financieras Internacionales (IFI´s) que ha promovido la construcción de grandes represas y por ello es censurado por las clases más pobres y acusado de favorecer la macroeconomía endémica que multiplica las situaciones irreversibles de marginación. Organizaciones de la sociedad civil han documentado que operaciones financiadas por el BID han causado y contribuido a daños ambientales y sociales extensivos, con impactos negativos en muchas de las comunidades más pobres y vulnerables de la región, los mismos grupos por los que el BID dice trabajar. El financiamiento del BID se dirige cada vez más hacia grandes proyectos de infraestructura que tienen impactos directos sobre las poblaciones indígenas. En marcha está una campaña en contra del BID, una campaña hemisférica de base dedicada a aumentar la presión política sobre la entidad para dejar de financiar los proyectos desastrosos en América Latina. Lanzada en julio de 2003, la campaña junta a los movimientos sociales y los grupos de defensa en América Latina y del Norte que trabajan los asuntos del banco. (Para saber más de la campaña contra las IFI´s www.ciepac.org ).
El BID es el banco de desarrollo regional más grande del mundo, ha sobrepasado al Banco Mundial (BM) como fuente de financiamiento en América Latina durante los últimos diez años. El BM aprobó préstamos por alrededor de 5.8 mil millones de $ entre julio de 2002 y junio de 2003, mientras el BID aprobó 8 mil millones de $. Sin embargo, aunque ejerce más poder en la región, el BID ha podido evitar la atención. Poca gente entiende sus operaciones y, frente al BM, hay pocos procedimientos de seguimiento. Las políticas del BID para los pueblos indígenas y el medio ambiente son hasta peores que el historial catastrófico del BM.
Para desmontar este manto de la inocencia, las organizaciones de América Latina iniciaron una campaña de educación, movilización y defensa. La campaña se lanzó en Tegucigalpa, Honduras, donde 1.500 personas participaron en el Foro sobre la Diversidad Biológica y Cultural y el Cuarto Foro Mesoamericano. Los foros se dirigieron a los temas relacionados con el papel complementario de las IFI´s, los gobiernos, los bancos multinacionales y las corporaciones en el empobrecimiento de América Latina. Un resultado de estas discusiones fue el lanzamiento de la campaña de presión al BID para parar sus proyectos desastrosos.
El lanzamiento formal de la campaña incluyó un manifiesto en contra del BID (firmado por más de 300 personas y aprobado por todos los 1.500 participantes de los foros), y una protesta frente a su sede en Tegucigalpa que terminó con una presentación del manifiesto al BID para denunciar sus proyectos en la región.

El nombramiento del colombiano Luis Alberto Moreno como nuevo presidente del BID, hasta ahora embajador de Colombia en EE.UU. desde 1998, hace presagiar que los conflictos con la IFI, cuando menos, han de continuar.

Producto de la injusticia derivada del sistema capitalista y su actual modelo neoliberal es la configuración de un continente pobre y violento. Cada año son asesinadas entre 110.000 y 120.000 personas en Latinoamérica y el Caribe. Hoy sólo se habla de la violencia que produce el mundo islámico fanático u otras formas de terrorismo, también fanático, pero las otras violencias son condenadas… al silencio. Las víctimas son consideradas, cuando lo son, como un subproducto inevitable y, sin duda, incómodo, pero con el que hay que aprender a convivir. Sin más, en Brasil la violencia de las grandes represas ha desplazado a 1 millón de personas, ocupa en la clasificación mundial el puesto 9 con 600 construidas y han privado a las personas del Derecho a la Tierra (en Brasil en 1987 había 859 millones de hectáreas inundadas por las represas. Y en el río Paraná las represas inundaron las imponentes cataratas en Guaíra. Las represas Tucurui y Balbina en la selva amazónica inundaron 6.400 Km2); el Derecho a la Vivienda y obligado al desplazamiento forzado (los indígenas Waimri-Atroari de Brasil llegaban a 6 mil en 1905, para 1985 sólo quedaban 374 de los cuales 107 personas fueron desplazadas por la presa Balbina); el Derecho de la Mujer (“ Las dificultades para las mujeres fueron inmensas. Nosotras sufrimos la depresión. La relación que las mujeres tenemos con los de nuestro hogar, los árboles, el río, eso es una cosa muy fuerte para todas nostras.” – Margaret Nuness, Comisión Regional de Afectados por Represas del Iguazú, Brasil -.
En la Amazonia de Brasil “la mujer maquillada de guerrera bajó ágilmente su machete. La hoja curvada se detuvo a milímetros del hombro de José Antonio Muniz López, el ingeniero jefe de la eléctrica brasileña Electronorte. Muniz se fue tranquilizando a medida que Tuira, la mujer Kayapó, apoyaba la parte plana del machete contra su cara.`Usted es un mentiroso´ le dijo a punto de escupirlo. `Nosotros no necesitamos la electricidad. La electricidad no nos va a dar nuestro alimento. Necesitamos que nuestros ríos corran libremente: nuestro futuro depende de ello. Necesitamos nuestras selvas para cazar y recolectar. No necesitamos su represa”. Y es que en el río Xingú una de las represas inundaría 7.200 Km2, sería el segundo embalse más grande del mundo); el Derecho a la Salud  (por lo menos unas 40.000 personas que viven en la cuenca de la Amazonia han sufrido de picazón en los pies y otros impactos en la salud debido a la descarga de aguas sucias de la presa Tucuruí); el Derecho a la Biodiversidad (la contaminación del agua en la represa Belem en Brasil generó 300.000 toneladas de carbono expuestos que produjo espuma tóxica y mató a fauna y flora); el Derecho a la Justicia Económica (en Brasil el financiamiento del BM y del BID para las 79 grandes represas construidas entre 1950 y 1970, llegó a equivaler al 10% de sus costos, y veinte años después se elevó al 30% para las 47 represas construidas en ese periodo. La presa Itaiupú en Brasil y Paraguay alcanzó el costo de 16.600 millones de dólares en 1990 cuando la deuda externa de Paraguay era de 1.700 millones de dólares. La presa Itaparica de Brasil desplazó a 40.000 personas, y 10 años después sólo había concluido el 35% de la represa pese a los préstamos del BM por 232 millones de dólares. Más de 40% de la deuda externa del Brasil fue producto de las inversiones del sector eléctrico); el Derecho a la Paz (en el caso de las represas Tucuruí, el proyecto se planificó bajo una dictadura militar y no hubo mucha preocupación durante la planificación por la rentabilidad económica o recuperación de costos).

Y es que todos los actores que intervienen en la construcción de una represa, del sector público (gobiernos y sus bancos) y del sector privado (empresas trasnacionales y sus bancos), tienen las siguientes constantes sobre la base de sus intereses creados, el negocio y la ganancia: restringen la información y no proporcionan mecanismos transparentes sobre los proyectos. Sistemáticamente evaden responsabilidades sociales, ambientales y de derechos humanos. No hay mecanismos de participación ciudadana y mucho menos de los afectados por los proyectos. No hay claridad en los recursos de apelación, ni para reclamar o denunciar. La población afectada y la sociedad en general se topa con el control, la cooptación, las mañas, y las trampas, la burocracia, la mentira, la compra de líderes y el divisionismo, el tortuguismo gubernamental y privado, las amenazas muchas veces cumplidas, la extorsión, la presión y el chantaje. Por ello y mucho más no han funcionado las demandas contra lo bancos multilaterales, los gobiernos y mucho menos contra las empresas trasnacionales. ¡La total impunidad reina en torno a las represas! (En el caso de la presa Cana Brava, en Brasil, en el año 2002 algunos afectados que perdieron sus tierras presentaron una demanda contra el BID. El BID no recibió el documento y exigió que le enviaran otra porque la primera carta no dejaba claro si querían seguir con la demanda. Así buscó mil pretextos. En ese mismo año los afectados denunciaban que el Gerente Departamental del Sector Privado del BID presionaba a las familias afectadas a retirar su demanda y demoraba meses en responder a la carta de los afectados).

El Movimiento de Afectados por Represas de Brasil (MAB) forma parte de la creciente movilización que en el mundo hay en torno a los conflictos creados por las represas a medida que se ha desarrollado la conciencia de sus impactos. La Comisión Mundial de Represas ha realizado la revisión independiente más completa de la historia sobre las represas en el mundo y en su informe, (se puede conseguir en www.dams.org ) publicado en el año 2.000, afirma: “ Los conflictos en torno a las represas han aumentado en las dos últimas décadas debido en gran parte a los impactos sociales y ambientales de las represas que, o no se tomaron en cuenta en el proceso de planificación, o no se previeron. Sin embargo, también se origina en el fallo de los proponentes de represas y de las agencias de financiación en cumplir con los compromisos adquiridos, observar las regulaciones prescritas y someterse a las directrices internas. (Con la represa Tucuruí “ Electronorte no respetó el Código de Aguas que estipulaba que las plantas hidroeléctricas no deberían afectar negativamente la alimentación y necesidades de las comunidades ribereñas, la salud pública, la navegación, la conservación y la libre circulación de peces).

Las protestas en Brasil en el 2003 lograron detener la represa Santa Isabel que iba ha desplazar a 7.000 personas e inundar selvas y 140 sitios arqueológicos.

La reconversión llega a las cataratas

Diario El País
(11/07/2005)
Una central hidroeléctrica reduce el 80% del caudal del Nilo Azul

El escocés James Bruce fue uno de los exploradores africanos con más mala suerte. Tras viajar durante cuatro años, en pleno siglo XVIII, por la ignota Abisinia pasando todo tipo de penalidades, volvió a Inglaterra para anunciar que había descubierto las míticas fuentes del Nilo Azul. No le creyeron y murió entre las risas y las chanzas de sus contemporáneos, quienes no escatimaron burlas sobre hallazgos que muchos años después se confirmaron ciertos.

Pero si el pobre Bruce levantara hoy la cabeza volvería a agacharla, mucho más avergonzado todavía, al ver cómo ha quedado aquel hito geográfico en cuya localización desaparecieron expediciones enteras. Las cataratas Tis Isat, por las que se desploma el Nilo poco después de su nacimiento en el lago Tana, en las desnudas montañas del norte de Etiopía, casi han desaparecido por la construcción de una central hidroeléctrica justo donde el padre de los ríos africanos se desplomaba en un salto de 45 metros de altura, creando uno de los grandes espectáculos de la naturaleza.

“La catarata ocupaba todo este frente, de unos 400 metros de ancho”, comenta un guía del parque. “Pero desde la inauguración de la central, un 80% del caudal se desvía para producir energía eléctrica y apenas un 20% sigue fluyendo por el antiguo cauce”.

La central se llama Tis Abay II y fue inaugurada hace tres años como uno de los proyectos estrella del Gobierno etíope en su política hidráulica. Más del 90% de la energía doméstica que se consume en Etiopía proviene de la biomasa, es decir, de la madera, lo que ha provocado una importante deforestación y la consiguiente degradación del suelo. Sólo un 4% de la población tiene acceso a la energía eléctrica. Todo esto en un país con un enorme potencial hidroeléctrico por el que discurren grandes ríos, entre ellos el Nilo Azul, que se une con su hermano, el Nilo Blanco, en Jartum (Sudán). Lo que muchos etíopes se preguntan es si con casi 2.000 kilómetros de Nilo, no había otro sitio donde instalar las turbinas.

En realidad, las cataratas del Nilo Azul han sido aprovechadas desde 1964 para producir energía eléctrica mediante una pequeña central de 11,4 megavatios, la Tis Abay I, pero su reducido tamaño apenas modificaba el caudal del río. Tis Abay II puede llegar hasta los 450 megavatios, ha costado 63 millones de dólares (53 millones de euros) y para mover sus palas necesita entre 150 y 180 metros cúbicos de agua por segundo, que se separan de la corriente principal poco antes de la catarata mediante una presa.

A pesar de que el informe medioambiental del proyecto decía que “ a diferencia de otros proyectos hidroeléctricos con grandes presas, Tis Abay II tiene un impacto insignificativo sobre el entorno y es económicamente muy atractivo para los inversores”, los turistas que llegan hasta este rincón del continente africano esperando ver el atronador salto de agua que han visto en postales y libros de viaje no piensan lo mismo.

Antes había una nube de agua vaporizada visible en la distancia que daba el nombre al lugar (Tis Isat, el agua humeante en la lengua local) y provocaba un microclima lluvioso capaz de mantener en el entorno una pequeña selva tropical de densa vegetación en la que vivían loros, monos y otras especies. Lo que se ve ahora es una bonita cascada, pero no mayor que otras de los Pirineos o los Alpes, rodeada por un secarla caluroso, sobre todo en la estación seca. Siempre les queda el consuelo de recordar cómo fue esta joya de la naturaleza en la ilustración de los billetes de un birr, la moneda nacional.

La parte positiva es que los 359 gigavatios anuales que produce la presa han permitido electrificar buena parte del norte de Etiopía y aún sobra energía para exportar a estados vecinos. La mala, que la conservación del medo ambiente y el desarrollo siguen siendo un maridaje difícil, sobre todo en países pobres como Etiopía con una renta per cápita de 319 euros, una esperanza de vida de 47 años y la mayoría de la población viviendo exactamente igual -de mal- que cuando James Bruce pasó por aquí hace tres siglos. Aunque nadie le creyera.

Afectados por Biscarrués insisten en que se estudien otras alternativas

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN
(19/09/2005)
Empresarios y otros afectados por el proyecto de construcción del pantano de Biscarrués insisten en la necesidad de que se tengan en cuenta regulaciones como la Valcuerna o otras balsas en Los Monegros como medida alternativa a la ejecución de esa obra hidráulica. Así se puso de manifiesto en la asamblea de la Plataforma en Defensa de los Mallos celebrada el pasado sábado en las antiguas escuelas de Riglos, según indican los organizadores en una nota remitida a este periódico. En el comunicado añaden que no están dispuestos a aceptar "las posibles cotas que la Comisión del Agua planteó respecto al embalse" y consideran que si no se tienen en cuenta otras opciones "que respeten el desarrollo del Reino de los Mallos, no va a haber acuerdo justo posible".

Continuar leyendo «Afectados por Biscarrués insisten en que se estudien otras alternativas»

La Plataforma escenifica su rechazo a Biscarrués ante la sede de las Cortes

EL DIARIO DEL ALTO ARAGÓN
(16/09/2005)
Llevaron barcas de empresas del Gállego
Una veintena de personas convocadas por la Plataforma en Defensa del Reino de los Mallos se concentraron ayer ante el Palacio de La Aljafería, sede de las Cortes, adonde llevaron dos de las barcas que usan las empresas de turismo en el río Gállego para aderezar su protesta y su rechazo a la construcción del embalse de Biscarrués.

Continuar leyendo «La Plataforma escenifica su rechazo a Biscarrués ante la sede de las Cortes»

Manifiesto Plataforma Reino de los Mallos

Manifiesto fundacional de la Plataforma en defensa del Reino de los Mallos

Este manifiesto exige básicamente la puesta en práctica de principios democráticos en materia de gestión de aguas, desde un desarrollo coherente de la nueva directiva marco de aguas europea en nuestro país.
Esta nuestra tierra  recibe dos nombres: la Galliguera, por ser el territorio por el que pasa el río Gállego; y más recientemente “el reino de los mallos” nombre que muestra el gran legado de patrimonio natural e histórico en el se basan tanto nuestra identidad como nuestras perspectivas de futuro.
En estos momentos, junto a la ganadería y la agricultura, se viene potenciando y desarrollando un activo y prometedor  sector turístico, basado en las aguas bravas, el paisaje y el patrimonio histórico-artístico de la comarca.
Estos elementos hacen que el Reino de los mallos tenga hoy un notable desarrollo económico, humano, cultural y social, así como prometedoras perspectivas de desarrollo sostenible para el futuro
No obstante, se trata de  un territorio  en el que faltan infraestructuras, que permitan mejorar las comunicaciones, fomentar un cierto desarrollo industrial y ofrecer servicios sociales de calidad.
Desgraciadamente, las infraestructuras más notables que existen son dos embalses, el de la Peña y la Presa del Gállego, en los municipios de Biscarrués y Ardisa, dos centrales hidroeléctricas, Carcavilla y Valdespartera, y una subestación en Santa Eulalia. Todas ellas, son infraestructuras que contribuyen al desarrollo de Monegros o generan beneficios a determinadas empresas eléctricas, sin que la comarca del “reino de los mallos” haya obtenido nunca ventaja alguna.
El presente manifiesto defiende los siguientes principios y objetivos:
– La equidad interterritorial
La igualdad real de todos los territorios del estado español exige que ningún territorio sea considerado más que otro, evitando, especialmente, aquellas situaciones en las que la priorización de los intereses de unas comarcas o regiones imponga la destrucción o la degradación de otras

– El respeto al derecho de todas las personas y comunidades a vivir en su pueblo.
Dentro de la nueva generación de derechos humanos a debate actualmente en las instituciones internacionales, se incluye el derecho de los pueblos a la paz, al territorio y al medio ambiente. En este sentido, proclamamos el derecho de todos los pueblos a seguir existiendo, por encima de intereses económicos y políticos ajenos, que generalmente benefician a los más ricos y poderosos. Rechazamos por tanto como un atentado a los derechos humanos la amenaza de inundación de Erés.

– La preservación de la integridad e identidad territorial de cada comarca
En nuestro caso, reivindicamos nuestro derecho a preservar nuestros propios recursos naturales – las aguas bravas del río Gállego, los mallos y sus paisajes, la flora, la fauna,…- así como nuestro patrimonio histórico artístico – los castillos y ermitas románicas, la arquitectura popular de estos pueblos…- no pedimos que se nos regale nada, pero exigimos que se respete nuestra integridad territorial y lo que hemos construido con nuestro esfuerzo

– La sostenibilidad del desarrollo rural
Defendemos nuestro derecho a vivir en el medio rural promoviendo, en cada territorio, modelos de desarrollo sostenibles, tanto económica como social y ambientalmente. En este sentido, no se pueden seguir creando expectativas de regadío de dudosa viabilidad económica sin tener en cuenta las repercusiones  provocadas en otras comarcas como la nuestra.

– La gestión sostenible de nuestros ríos desde la nueva cultura del agua
No podemos seguir detrayendo más caudales de nuestros ríos, ni para trasvases ni para nuevos regadíos que resultan insostenibles desde el punto de vista ambiental e incluso económico , y menos desde las perspectivas de cambio climático en curso  debemos empezar a aplicar con rigor y seriedad la directiva marco del agua, desde una perspectiva de cuenca, haciéndonos todos garantes y corresponsables de la salud de nuestros ríos,  de nuestros deltas y de nuestros paisajes.
Solicitamos:

  • Compensar la deuda histórica contraída con este territorio, mediante adecuadas  inversiones e  infraestructuras coherentes con un modelo de desarrollo sostenible de la comarca.
  • La anulación de proyectos, como el embalse de Biscarrués, que arruinan y cercenan las posibilidades de desarrollo sostenible de nuestra comarca.
  • Promover estudios integrales de nuestro territorio, que pongan las bases de un plan de desarrollo sostenible para la comarca del” reino de los mallos”.
  • Una nueva política del agua que respete los principios y objetivos de la directiva marco del agua y permita recuperar y garantizar el buen estado ecológico  de nuestros ríos, incluido el Delta del Ebro.
  • Detener el crecimiento masivo de nuevos regadíos en la cuenca del Ebro, limitando posibles nuevas transformaciones a pequeños riegos sociales que se demuestren rentables y compatibles con la sostenibilidad de los ríos de la cuenca.
  • La elaboración de un plan  de retirada compensada de regadíos salinizados en Aragón; ello permitiría ahorrar importantes caudales que se deberían destinar a aumentar la garantía de los abastecimientos urbanos y agrarios, previendo futuros ciclos de sequía.
  • La revisión del plan hidrológico de la cuenca del Ebro, tal y como exige la directiva marco, aplicando un amplio proceso participativo en todas las comunidades de la cuenca, en el que reivindicamos participar, en compañía de cuantos colectivos vienen luchando por la nueva cultura del agua.
  • El desarrollo de un auténtico proceso de diálogo social, basado en el respeto mutuo entre las distintas comarcas, en el que los acuerdos sean consensuados y no haya imposiciones.

Llamamiento

La defensa del medio natural, y particularmente de ríos como el Gállego, así como la defensa de los derechos humanos y de derechos básicos de pueblos como Erés, y el resto de pueblos de la comarca,  no debe ser solo responsabilidad de las gentes del reino de los mallos, sino de todo Aragón y de todo el mundo, en la medida que están en peligro patrimonios que son de todos.
Ante el peligro de que el proyecto de Biscarrués se pretenda imponer en la Comisión del Agua, en contra de la voluntad de los afectados, sin llegar a soluciones de consenso,  ignorando las alternativas técnicas que existen, esta Plataforma llama a toda la ciudadanía, colectivos, sindicatos  y partidos que compartan los principios de esta declaración a levantar un amplio movimiento ciudadano en contra de la barbarie que supondría inundar Erés y destruir el hermoso cañón del Gállego a los pies de los Mallos de Riglos. Tal imposición sería entendida como una ruptura del diálogo social al que hemos venido dedicando nuestros mejores esfuerzos, desde una actitud generosa y comprensiva hacia los intereses de los regantes, aun cuando en muchos aspectos no los compartamos. Hacemos un llamamiento para que, de producirse esta circunstancia, que no deseamos, seamos capaces de levantar un movimiento en Aragón, en España y en Europa que dé continuidad coherente al ejemplar movimiento por la Nueva Cultura del Agua con el que fuimos capaces de desterrar los trasvases que pretendía imponer el anterior gobierno del PP con el apoyo, por cierto, de los dirigentes de Riegos del Alto Aragón que hoy pretenden inundar nuestros pueblos y valles.

Nace el Frente Guatemalteco contra las Represas

El 30 de julio del 2005 los pueblos de Guatemala han dado un paso histórico al conformar el Frente Nacional Guatemalteco contra las Represas. Entre los objetivos específicos se plantearon: generar conciencia entre las comunidades afectadas, y en general entre la población, sobre los efectos negativos de las represas a nivel social, económico, ecológico y cultural.
El 30 de julio del 2005 los pueblos y comunidades de Guatemala han dado un paso histórico al conformar el Frente Nacional Guatemalteco contra las Represas que no tiene precedentes en el país. A la orilla del gran río Usumacinta que divide la frontera entre Guatemala y México, más de 300 delegados y delegadas se plantearon como Objetivo General el “Conformar un Movimiento Nacional de afectados y amenazados por la construcción de represas que lucha por nuestras tierras y comunidades, y por la defensa del agua.” Entre los objetivos específicos se plantearon: Generar conciencia entre las comunidades afectadas y amenazadas, y en general entre la población, sobre los efectos negativos de las represas a nivel social, económico, ecológico y cultural.; Generar conciencia sobre los efectos de concesiones y/o privatizaciones relacionadas con el agua y la energía eléctrica; Fortalecer alianzas entre las organizaciones y comunidades que luchan contra represas y se oponen a la privatización del agua, conformando un movimiento nacional para coordinar y fortalecer las resistencia y lucha cotidianas en todo el país; y Reflexionar entorno a alternativas para las comunidades, que sean compatibles con sus visiones de vida y desarrollo.

Pese a los cortes de la energía ocasionados por la trasnacional española Unión Fenosa quien tiene en sus manos la privatización de la energía eléctrica en la región petenera de Guatemala, el evento fue transmitido en vivo por la radio instalada en el lugar del evento. Este encuentro se enmarca en el contexto en que los gobiernos lanzan una ofensiva contra la población por medio de los procesos de privatización de cuatro elementos fundamentales: la tierra, el agua, la electricidad y la biodiversidad. Todo ello va de la mano con el impulso cada vez más fortalecido para la implementación de monocultivos para la agroexportación (palma africana y eucalipto), la instalación de maquiladoras y la concesión de explotación minera (oro, plata, aluminio, etc.) que requieren grandes cantidades de agua y energía eléctrica. Sin agua, energía eléctrica y comunicación las inversiones esperadas en el marco del Plan Puebla-Panamá (PPP) y los tratados de libre comercio no tienen futuro para este modelo de supuesto desarrollo. Es el mismo procedimiento que se llevó a cabo en México previa la firma del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés), y que ahora se realizan en el marco del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y América Central (CAFTA por sus siglas en inglés). En el CAFTA como en el NAFTA, las trasnacionales requieren y exigen seguridad legal y de tenencia de la tierra para garantizar sus inversiones y la extracción de los recursos.

El embate neoliberal y del nuevo modelo “Corporación-Nación” ha implicado una reacción social y popular cada vez más grande cuyo conflicto social tiene un corrimiento de la confrontación sociedad-gobierno a sociedad-corporación. Los pueblos toman más conciencia y adquieren mayor información, movilización y capacidad de respuesta de cara a buscar nuevas alternativas. Así, recientemente se ha conformado el frente centroamericano contra las mineras. Posiblemente se levante el movimiento más cohesionado contra las mineras en México toda vez que se ha anunciado muchas concesiones para la explotación minera en manos de trasnacionales incluyendo el estado de Chiapas que cuenta en sus territorios con oro y aluminio. Por otro lado, desde el año 2002 dio inicio el proceso de conformar el Movimiento Mesoamericano contra las Presas . México y Guatemala han conformado ya sus respectivas redes nacionales y, aunque faltan en los demás países centroamericanos, la lucha y resistencia de los pueblos cruza por Belice, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Nicaragua y Panamá. Cabe señalar que en la región mesoamericana más de 350 proyectos de presas invaden la región.

A continuación el texto de la Declaración Política:

Declaración Política

Cooperativa Los Laureles, La Libertad, Petén, Guatemala
28 al 31 de julio de 2005

Representantes de diferentes comunidades, organizaciones, municipios y departamentos de Guatemala y Sur de México, en su mayoría campesinos e indígenas, así como comunidades internacionales, nos hemos reunido con el objetivo de conformar un movimiento nacional de afectados y amenazados por la construcción de represas, que luche por nuestras tierras y comunidades, y por la defensa del agua.

Trescientos nueve hombres y mujeres de 42 organizaciones, de 8 departamentos de Guatemala y de 3 estados de México, con presencia de compañeros y compañeras de Italia, España, Irlanda, Austria, Costa Rica y Nicaragua, hemos compartido durante tres días las experiencias y las historias de lucha en defensa de nuestros ríos y en contra de la construcción de represas y hemos construido estrategias comunes para defender la vida y la paz en nuestras comunidades.

Tomando en cuenta que actualmente en Guatemala existen 17 represas hidroeléctricas que han causado inundaciones, desplazamientos, despojo de recursos naturales, muerte y destrucción.

Considerando que en Guatemala están en planteados más de 33 proyectos hidroeléctricos que se inscriben en el contexto neoliberal entre los cuales destacan los planificados en Baja Verapaz, Alta Verapaz, Petén, Quiché, Zacapa, Chiquimula, Izabal, Retalhuleu, Huehuetenango, Quetzaltenango y San Marcos.

Tomando en cuenta la discusión nacional en torno a la iniciativa de la Ley de Concesiones y la Ley de Agua, que se relacionan estrechamente con la problemática de las represas ya que proponen un marco legal para la privatización del recurso hídrico y otros recursos naturales. Por ello:

Denunciamos:

  • Que nuestras comunidades están amenazadas por el despojo de sus tierras y sus recursos naturales por parte de empresas transnacionales interesadas en la generación de energía eléctrica, la explotación petrolera, minera y en agroindustria, avaladas por el gobierno.
  • Que a nivel mundial hay más de 40 millones de personas desplazadas por represas, que sufren las consecuencias económicas, sociales y ambientales. También, en Guatemala hemos visto la masacre de más de 400 personas donde se construyó la represa de Chixoy, y seguimos solidarizándonos con las familias desplazadas que perdieron sus tierras y viven en extrema pobreza.
  • No se hace consulta, ni se toma en cuenta la opinión de las comunidades para decidir la construcción de las represas hidroeléctricas, a pesar de que seremos las más afectadas.
  • El engaño, las mentiras y la desinformación que las autoridades, empresarios extranjeros y funcionarios públicos hacen en las comunidades, negando los planes y proyectos hidroeléctricos y atacando a la dirigencia de nuestras organizaciones y dividiendo nuestras comunidades.
  • Del mismo modo, denunciamos a los medios de comunicación, que se prestan al juego de gobierno y hacen publicidad a favor de los proyectos neoliberales como el Plan Puebla Panamá y TLC, y no toman en cuenta las opiniones y daños que esto genera en nuestro pueblo. Creemos que se han convertido en mercaderes de la mentira, ya que para financiarse, son capaces de engañar y confundir a nuestra población.
  • Denunciamos los desalojos e intentos de despojos de tierra y los planes ocultos que el gobierno y los poderosos hacen en las comunidades en donde ya se han concesionado los proyectos de represas, tal es el caso de las comunidades Trece Aguas de Senahú, y Chulac, en Santa María Cahabón, ambas en el departamento de Alta Verapaz; en Xálala y Serchil sobre el río Chixoy, municipio de Ixcán, Departamento de Quiché, cuyos estudios de factibilidad y pre-factibilidad, han sido adjudicados a la empresa colombiana INGETEC.
  • Que a pesar de haber transcurrido 22 años de la construcción de la represa de Chixoy, hasta el día de hoy siguen esperando el cumplimiento de los compromisos adquiridos por el INDE, sin que los gobiernos de turno den solución a su problemática. Además continúan las amenazas y los intentos de desprestigio hacia los sobrevivientes y sus organizaciones.
  • La ampliación de las áreas protegidas que afectan la vida y sobrevivencia de las comunidades, tal es el caso de Semuc Champey en el municipio de Lanquín, Alta Verapaz y de la cuenca el Mirador, en Petén.
Frente a esto las organizaciones y comunidades participantes de este Encuentro

Exigimos:

  • La cancelación definitiva de los estudios, de la construcción y los posibles planes de represas que tienen los poderosos para nuestro país.
  • También queremos la suspensión total de las concesiones mineras y petroleras que afectan a muchas comunidades de nuestro territorio nacional, ya que hasta el momento el gobierno no ha respondido al clamor de la población y ha continuado apoyando a las empresas transnacionales de minería y petróleo.
  • Al Congreso de la República, que no aprueben la Ley de Aguas y la Ley de Concesiones, ya que es el marco legal que las empresas y los poderosos esperan para llevar adelante las privatizaciones de nuestros recursos.
  • Al gobierno y los funcionarios públicos, que cumplan con su tarea de trabajar para la ciudadanía y que no nieguen a las comunidades y sus organizaciones la información sobre proyectos que pueden afectar su vida y su futuro.
  • Al INDE, al gobierno y a las instituciones involucradas, la inmediata reparación de los daños causados a las y los compañeros afectados por la construcción de la represa de Chixoy.
Finalmente enviamos nuestra más fuerte solidaridad al Encuentro contra la represa de La Parota, que se está realizando en estos días en la comunidad de Aguas Calientes, Acapulco, Estado de Guerrero, México, animándoles a no desmayar y continuar su lucha.

Invitamos a todas las organizaciones y comunidades para que participen en la 3ra. reunión de la REDLA (Red Latinoamericana contra las Represas y por los Ríos, sus comunidades y el Agua, a realizarse entre el 17 y 21 de octubre en Cubulco, Baja Verapaz.

Del mismo modo nos sumamos a la organización y convocatoria para participar en las manifestaciones en contra del IV Foro Mundial del Agua, que realizarán en México DF, en Marzo del 2006, convocado por empresas transnacionales y el Banco Mundial.

Anunciamos que en este encuentro, hemos tomado la decisión de conformar el Frente Nacional Guatemalteco contra las Represas, para luchar de forma unida, organizada y solidaria en contra de las hidroeléctricas y en defensa del agua. Agradecemos a todas las organizaciones e instituciones que han hecho posible la realización de este primer encuentro.

¡El agua es nuestra, las represas la secuestran!
¡Las y los seres humanos tenemos derecho a la Vida!
¡Somos de maíz, pero también de agua!
¡Ríos Libres y Ríos Vivos!

Frente Nacional Guatemalteco contra las Represas

Integrantes:

Petén

  • Frente Petenero contra las Represas, que incluye las comunidades de las riveras de los ríos Usumacinta, Pasión, Sainas y San Pedro.
  • Alianza por la Vida y la Paz
  • Asociación de Mujeres Guatemaltecas Ixmucané
  • Programa Agrícola, Pastoral de La Libertad
  • Juventud CPR
  • Centro de Investigación y Educación Popular- CIEP
  • Asociación de Víctimas del Conflicto Armado
  • Consejo Indígena Q’eqchi’ Sayaxché
  • Asociación de Promotores de Salud Maya Petén
  • Pastoral Social de Petén
  • Cooperativa Nuevo Horizonte
  • Asociación de Servicios Comunitarios de Salud –ASECSA Petén
  • Asociación UNCADI, Pastoral Social San Luis
  • Asociación de Guías Espirituales de Poptún, Petén
  • Asociación para el Desarrollo Indígena, Tierra Blanca Sayaxché
  • Asociación Elías Manuel
  • Radio Libertad
  • Federación Luterana Mundial Petén
Alta Verapaz:

  • Pastoral Socia de Cobán
  • Directiva Parroquia Lanquín
  • UNICAN Unidad Indígena Campesina de Cahabón
  • UVOC – Unión Verpacense de Organizaciones Campesinas
  • Lajep Canil, La Tinta
  • Aldea Yalicar, La Chúa municipio de Cobán
Suchitepéquez – Retalhuleu

  • Comité de Desarrollo Campesino – CODECA Cuyotenango
Sololá:

  • CCDA – Comité Campesino de Altiplano, San Lucas Tolimán.
Ixcán:

  • Coordinadora Municipal del Ixcán
  • Pastoral Social del Ixcán
  • Serjus – Proceso Ixcán
  • Fuente de Paz
Quiché:

  • CONAVIGUA – Coordinadora de Viudas de Guatemala
Huehuetenango:

  • Asociación para el desarrollo sostenible de la mancomunidad Huista – ADSOSMHU
  • Asociación y Equipo Técnico de Educación en Salud Comunitaria – ETESC
  • CONCAD – Consejo Cristiano de Desarrollo
Baja Verapaz:

  • ASCRA – COCAICH
  • ACSODIMA – Asociación Integral Maya Achí
México:

  • COMPPA – Comunicadores Populares Por la Autonomía
  • CIEPAC – Centro de Investigaciones Económicas, Políticas y de Acción Comunitaria
  • La Voz de Nuestro Corazón
  • Frente Chiapaneco contra las Represas
  • Educación para la Paz -Edupaz
  • Centro Mexicano de Derecho Ambiental -CMDA
Otros Países

  • Federación Luterana, Departamento de Servicio Mundial,
    Caritas Italia
Hasta aquí el texto de la Declaración. Cabe resaltar que la posición política del Frente se comparte con la del movimiento mesoamericano y con las luchas de sudamérica: no más represas. Por tanto, el movimiento popular se enfrenta a dos grandes retos: detener la construcción de más presas y buscar alternativas sustentables y descentralizadas para generar energía eléctrica, captar agua, generar riego o controlar las inundaciones.
Gustavo Castro Soto
CIEPAC
Página Web: http://www.ciepac.org/

Impedirán ejidatarios de Viesca construcción de la presa El Tigre

EL SIGLO DE TORREÓN
(12/09/2005)

Ejidatarios del municipio de Viesca anunciaron que emplearán todos los medios legales para impedir que se construya la presa El Tigre en el municipio de San Juan de Guadalupe. Héctor Ordaz Mireles, originario del ejido El Esfuerzo, dijo que el diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Ulises Adame de León, tiene un interés particular y por eso defiende dicha obra.
En la edición del sábado diez de septiembre, El Siglo de Torreón publicó una declaración del legislador, en la que aseguró que recurrirán a todas las instancias judiciales para defender la construcción de la presa hasta lograr su terminación al 100 por ciento, señaló además que quienes interpusieron los amparos federales para suspender la obra no son los campesinos, sino los empresarios que acaparan la propiedad de los terrenos cultivables en el Cañón de Jimulco y el Valle de Nazareno.
Como se había informado en ediciones anteriores, por segunda ocasión los trabajos fueron interrumpidos por órdenes del juez federal, en atención a un nuevo amparo provisional contra la realización de la presa El Tigre.
«El diputado está equivocadísimo, nosotros los ejidatarios hemos luchado desde que iniciaron el proyecto, a todos los municipios nos perjudica porque no se van a recargar los mantos acuíferos, pero a Viesca nos va a afectar más porque es el municipio más pobre de Coahuila y no nos va a llegar nada de agua», dijo el ejidatario.
Ordaz Mireles, afirmó que los campesinos van a defender con todo su postura, porque consideran que Ulises Adame y las autoridades están engañando a los ejidatarios de San Juan de Guadalupe, «quieren poner una cosa turística en la presa con inversión de él, está muy alzado porque es diputado».
El ejidatario recalcó que van a defender su postura dentro del marco legal, pero reiteró que se debe hacer un estudio a fondo porque esta obra afectará a los campesinos de Viesca, y reconoció que los ejidatarios de San Juan de Guadalupe requieren apoyo, pero aseguró que aunque no se construya la presa en el municipio duranguense reciben el agua suficiente para regar sus cultivos.

CHA alerta sobre un estudio que cuestiona los embalses

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN
(11/09/2005)
CHA ha advertido de las reticencias de los expertos hacia la construcción de grandes embalses en un momento en el que se está produciendo un cambio climático en el país.
El Ministerio de Medio Ambiente, en colaboración con la Universidad de Castilla La Mancha, firmó un convenio para investigar el impacto del cambio climático en España. Los nacionalistas basan su advertencia en un párrafo concreto: "Se ha demostrado en los últimos decenios que los elevados costes económicos, sociales y ambientales de estas estructuras (los embalses) raramente son compensados por sus beneficios".