La CHE da alternativas a Biscarrués

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN
E. BAYONA (27/05/2005)
Valcuerna y el bombeo de El Grado, alternativas a Biscarrués

Utilizar los desagües de fondo de El Grado permitiría aprovechar cien hectómetros

El embalse del canal podría almacenar 240 hectómetros para regar 40.000 hectáreas

El aprovechamiento de los caudales muertos del pantano de El Grado mediante la reapertura de sus desagües de fondo y la construcción del pantano de Valcuerna, en el Canal de Monegros, se perfilan como las dos alternativas al proyecto del embalse de Biscarrués que la Ponencia de Obras Conflictivas propondrá al pleno de la Comisión del Agua para resolver el histórico enfrentamiento entre la montaña y el llano por la regulación del Gállego y el abastecimiento de Riegos del Alto Aragón.

No obstante, la comisión podría optar finalmente por emitir dos dictámenes:

uno con las alternativas y otro que inste a la Administración a seguir trabajando en el proyecto de Biscarrués. De hecho, el pantano continúa sin ser descartado ni confirmado, ya que, al menos oficialmente, el Ministerio de Medio Ambiente no dispone de los estudios geológicos que deben confirmar si las laderas donde está proyectado levantar la presa son o no suficientemente estables para soportarla.

No obstante, la ponencia tiene en estudio otras alternativas, como la posibilidad de bombear aguas subterráneas extraídas del aluvial del Bajo Gállego.

PANTANO EN ALCUBIERRE El pantano de Valcuerna sería una balsa de regulación intermedia construida en el Canal de Monegros a la altura de Alcubierre, poco después del túnel que recorre el acueducto en ese municipio. Según los estudios remitidos a la Comisión del Agua por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), tendría una capacidad de 240 hectómetros y podría llenarse con aguas tanto del Gállego como del Cinca.

Desde su ubicación dominaría 40.000 hectáreas de la zona sur de Monegros II, lo que permitiría liberar caudales para otras áreas situadas más al norte. Los informes de la CHE señalan que la actual regulación del Gállego –con los pantanos de Lanuza, La Peña, La Sotonera, Búbal, Ardisa y Navas– es suficiente para abastecer el resto del Canal de Monegros. La garantía de suministro en el sistema se situaría entre el 76% y el 90%, superior a la actual.

La presa de Valcuerna tendría 58 metros de altura a inundaría un vaso de 1.500 hectáreas, 800 de ellas de regadío. De los 240 hectómetros cúbicos que almacenaría, 40 serían aprovechables por gravedad mientras los 200 restantes tendrían que ser bombeados. El precio del bombeo ronda los 0,66 céntimos de euro por metro cúbico, la quinta parte de lo que costará, por ejemplo, elevar el agua para la transformación de Farlete y Monegrillo. La estación de elavación tendría capacidad para mover 40 metros cúbicos de agua por segundo.

BOMBEO DEL CINCA Los estudios de la CHE también concluyen que el bombeo de los caudales muertos de El Grado es técnicamente viable y que su aprovechamiento permitiría reforzar las dotaciones de Riegos del Alto Aragón en campañas como la presente, en la que los recursos escasean por la sequía.

Los informes del organismo de cuenca, que valoran la actuación en quince millones de euros, se inclinan por combinar el bombeo de agua propiamente dicho con la apertura de los desagües de fondo del pantano, medida que permitiría sumninistrar directamente el agua al Canal del Cinca.