Represas Hidroeléctricas en MesoAmérica

Por Agustín Tevalán Hernández * Revista Ecoportal

Diversas empresas transnacionales buscan aprovecharse de los acuerdos internacionales para acelerar la privatización de los recursos de agua; convirtiendo el vital líquido en una mercancía y enriqueciéndose a costa del futuro del mundo entero.

Foro Mesoamericano contra las Represas

Las organizaciones declaramos que la proliferación de los proyectos hidroeléctricos en nuestros países no obedece a las necesidades energéticas de nuestros pueblos sino que responde a la necesidad de crear la infraestructura necesaria para desarrollar el modelo económico neoliberal a través del Área de Libre Comercio de Las Americas (ALCA), los diferentes tratados de libre Comercio a nivel continental, el Plan Puebla-Panamá y el Plan Colombia, entre otros.

Hasta la fecha se han realizado dos Foros Mesoamericanos contra Represas, el primero en marzo del 2002 en la Cooperativa Unión Maya Itzá, Petén, Guatemala; y el segundo en julio del 2003 en La Esperanza, Intibucá, Honduras.

En ambos foros hemos expresado nuestra solidaridad con las personas y organizaciones amenazadas, perseguidas y que han sufrido violación a derechos humanos en el marco de la lucha de resistencia contra las represas; así como con las millones de personas en todo el mundo que han sido desplazadas y afectadas por represas hidroeléctricas.

Las organizaciones declaramos que la proliferación de los proyectos hidroeléctricos en nuestros países no obedece a las necesidades energéticas de nuestros pueblos sino que responde a la necesidad de crear la infraestructura necesaria para desarrollar el modelo económico neoliberal a través del Área de Libre Comercio de Las Americas (ALCA), los diferentes tratados de libre Comercio a nivel continental, el Plan Puebla-Panamá y el Plan Colombia, entre otros.

Hemos constatado también que estos proyectos vinculados al gran capital transnacional y nacional, cuentan con el apoyo de las instituciones financieras multinacionales, e incumplen en su totalidad la legislación ambiental y el derecho de autodeterminación de los pueblos, lo que nos obliga a adoptar medidas de lucha de resistencia y a reiterar la validez de las propuestas alternativas que vayan surgiendo desde los pueblos.

Embalse de Biscarrués

Mural contra el embalse

Coordinadora Biscarrués – Mallos de Riglos


Todos los artículos en coagret.com sobre el embalse de Biscarrués

El río Gállego o Galligo nace en la Bal de Tena (Alto Pirineo Oscense) recorriendo imponentes paisajes de montaña hasta salir al encuentro de la Tierra Plana a través de los espectaculares Mallos de Riglos en la comarca altoaragonesa de la Galliguera.

En el curso alto se ubican los embalses de Formigal, Lanuza, Bubal y Sabiñánigo (Samianigo) con múltiples explotaciones hidroeléctricas hasta llegar al gran embalse de La Peña. Encajado entre este último y el de Ardisa, que deriva las aguas del río al embalse de la Sotonera, se pretende construir el embalse de Biscarrués.Mural contra el embalse

La voluntad de regular el curso medio del río Gállego (Galligo) se remonta a principios de siglo, aunque tras varias tentativas para aportar nuevos recursos a Riegos del Alto Aragón no fue hasta 1978 cuando los regantes solicitaron a la Confederación Hidrográfica del Ebro un estudio de regulación que fue concluido en 1981.

Desde 1987, año en que se hace público el interés de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) por realizar el proyecto de construcción del embalse de Biscarrués que incluye la inundación del pueblo de Erés, se hace patente el rechazo de la población afectada a la realización de la obra. Los primeros pasos se dan conjuntamente con los afectados por el recrecimiento de Yesa formando la asociación COAPE.

El proyecto recibió rápidamente el apoyo de la clase política en general al ser incluido en el Pacto del Agua.

Entre las alternativas contempladas para construir un pantano en el Gállego se barajaban Javierrelatre, Anzánigo I y II, La Peña (A Peña) y Biscarrués, considerándose finalmente esta última como la óptima por parte de la Confederación. El embalse de Biscarrués-Mallos de Riglos, que contaría con una capacidad de 192 hectómetros cúbicos, ocuparía una superficie de unas 1000 hectáreas pertenecientes a los términos municipales de Biscarrués, Santa Eulalia de Gállego (Santolaria de Galligo) y Murillo de Gállego (Morillo de Galligo). El presupuesto total no descenderá de los 20.000 millones de pesetas.

En 1994 se presentan ya alegaciones al proyecto de embalse en nombre de alrededor de 2700 vecinos afectados, poniendo de relieve el oscurantismo y falta de rigor que caracteriza a los procedimientos administrativos de la CHE. A la vez, desde la Galliguera se reclama la modernización de los sistemas de regadío de Monegros. En 1996 se interpone un recurso contencioso administrativo contra el Plan de Cuenca señalando la falta de estudios de diversa índole que deben acompañar a este tipo de documentos.

Nace también la Plataforma en defensa de los Mallos de Riglos y contra el embalse de Biscarrués. Se organizan movilizaciones, acampadas y actos lúdicos y deportivos que dan a conocer el problema, la zona y su gran potencial ecoturístico.

Tienen lugar varias marchas en bicicleta y a pie uniendo Biscarrués y la sede de la CHE en Zaragoza en señal de protesta contra el proyecto de construcción del embalse.

En 1997 y paralelamente a la celebración del Día Mundial del Agua en Ayerbe se desarrollan diferentes actividades de carácter turístico, lúdico y festivo encaminadas a dar a conocer el entorno afectado por el proyecto de embalse Biscarrués-Mallos de Riglos.

Se crea COAGRET, asociación en la que está integrada la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos. Poco después la coordinadora presenta un estudio alternativo a la regulación del río Gállego (Galligo) basado en el ahorro y eficiencia de los riegos de Monegros.

En 1998 Greenpeace denuncia públicamente el impacto negativo que supondría el embalse de Biscarrués sobre el medio ambiente de la Galliguera, siendo una de las regulaciones de mayor impacto de toda la cuenca del Ebro.

Se celebra en Zaragoza un multitudinario acto de todos los afectados en Aragón por grandes obras de regulación, entre ellos figura la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos. El acto sirve de preludio al que tiene lugar poco después en Madrid con motivo de la celebración del Día Mundial del Agua.

Entre 2001 y 2003 la Coordinadora participa en diferentes actos y lleva hasta las Instituciones Europeas su rechazo al proyecto.

Tras la derogación del Trasvase del Ebro en 2004, el Gobierno de Aragón crea la Comisión del Agua para analizar y dar salida a los proyectos del Pacto del Agua firmado en 1992 y que siguen paralizados. El embalse de Biscarrués será uno de los que se discutan en este foro.

Ya en el 2005, la Confederación Hidrográfica del Ebro, indica que sería posible una alternativa al Embalse de Biscarrués, mediante la construcción de un embalse dentro del propio sistema (La Valcuerna) además de un bombeo adicional de las aguas muertas del embalse de El Grado.

En la primavera de 2005, la Comisión del Agua empieza a trabajar en el proyecto del Embalse de Biscarrués. Actualmente (septiembre de 2005) todavíano se ha adoptado ninguna decisión definitiva.

Qué es COAGRET

Qué es COAGRET

Como resultado de una feliz sugerencia de CODA y Greenpeace nace COAGRET en la primavera de 1995 bajo el propósito de crear una confederación de comarcas, pueblos y gentes afectadas por las grandes obras hidráulicas -realizadas, en construcción o en proyecto- dentro del territorio español. Surge la idea por iniciativa de diversos colectivos que habían sufrido ya esas «afecciones» y por la iniciativa también de otros tantos que venían trabajando desde hacía tiempos de forma dispersa en diferentes regiones por la defensa de sus legítimos intereses frente a las amenazas que supondría o ha supuesto para ellos la inundación de sus valles, la desarticulación de sus comarcas y la destrucción de su patrimonio natural y de su historia, consecuentes a la ejecución de esas obras.

A lo largo de su proceso fundacional se han ido celebrando reuniones de trabajo en Madrid, Pamplona, Zaragoza, Delta del Ebro, Noblejas, Tortosa, Burgos, Ronda y Oporto, con asistencia de representantes de muchas comarcas y cuencas ibéricas afectadas por esas obras, a las que se han ido incorporando nuevas gentes y colectivos procedentes de la sensibilidad ambiental y, en especial, de los saberes científicos y técnicos relacionados con la gestión del agua, que a título personal o colectivo entienden que la política hidráulica española necesitaba un importante giro conceptual.

Desde el primer momento se ha contado en esas reuniones de trabajo con la asistencia de representantes de diversos colectivos científicos y ecologistas portugueses, que entienden también que la gestión de las aguas de los ríos ibéricos debe ser hecha desde el inexcusable concepto de unidad de cuenca.

La expresión «afectados» es recogida por COAGRET desde la idea de que el agua forma parte de un preciado bien común que a todos pertenece, y cuya mala gestión a todos afecta. Son en este sentido afectados todos aquellos que piensan que bel agua es un recurso de tal naturaleza que su gestión debe estar presidida por unos principios básicos de transparencia, racionalidad científica, participación social y concepción humanística, con la especial participación de las gentes más directa y negativamente afectadas, amparadas bajo el adecuado asesoramiento que puedan solicitar.

En definitiva, COAGRET pretende aunar un amplio abanico de voluntades y saberes en busca de un giro de la Política hidráulica hacia la racionalidad y el respeto.