COAGRET pide un cambio "radical" del Plan de Demarcación del Ebro y descartar las obras "ruinosas y conflictivas"

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(11/07/2012)

COAGRET ha exigido un cambio "radical" del Plan de Demarcación de la Cuenca Hidrográfica del Ebro --pendiente de aprobación-- y descartar las obras hidráulicas "ruinosas y conflictivas". La entidad ha asistido este miércoles a la reunión de la Comisión del Agua de Aragón.

En una nota COAGRET ha afirmado que de llevarse a cabo las obras previstas en el Plan, entre otras el recrecimiento de Yesa, de Las Torcas y la construcción de los pantanos de Biscarrués y Mularroya el consumo de agua de los ríos aumentará de un 34 a un 50 por ciento, "con el efecto que esto supondrá para los caudales ambientales".

"En el Plan nuevamente se vuelve a ningunear el papel que deben de jugar los territorios cedentes del recurso agua y que han visto inundados sus mejores espacios".

"Los colectivos de afectados pertenecientes a COAGRET estamos alarmados por lo que supone este Plan de Cuenca, lo que nos lleva entre otras decisiones, a volver a asistir a esta Comisión, entendiendo que es un foro más en el que los afectados vamos a exigir el descarte definitivo de estas obras, con conflictividad social, que constituyen un auténtico derroche económico, tirando con ellas a la basura más de 700 millones de euros".

Prensa | Miércoles, 11 Julio 2012 | Coagret

60 años bajo la amenaza de la presa

EL PAÍS

(06/07/2012)

Medio Ambiente veta ahora un embalse entre Galicia y Asturias autorizado en 1951

El pueblo de Navia, que temía ser anegado, celebra el fin del proyecto

José Fernández Fernández, alcalde de Navia de Suarna (Lugo), siempre ha escuchado hablar de "la presa". Cuando él nació, en 1958, el proyecto para construir un salto hidroeléctrico en el río Navia llevaba ya siete años en boca de los vecinos. "Siempre hemos vivido con la amenaza de la presa. En los sesenta, en los setenta, en los ochenta... el tema iba y venía y nadie invertía aquí por miedo", cuenta Fernández por teléfono. Por sorprendente que parezca, el proyecto, tras sucesivos cambios de diseño, la obra murió el jueves, cuando el Ministerio de Medio Ambiente publicó en el Boletín Oficial del Estado la declaración de impacto ambiental negativa de la presa, promovida por Saltos del Navia, una sociedad al 50% de Endesa y HC.

La historia del salto del Suarna resume la de las obras hidráulicas de España. Planteado en 1951 con una altura de 75 metros, fue elevado en 1956 al proyecto "Gran Suarna", con 130 metros, que fueron de nuevo ampliados en 1975 hasta los 150 metros. Entonces la obra iba a anegar cuatro poblaciones, entre las que está Navia de Suarna. Era el momento de las grandes presas.

Las obras llegaron a empezar el 24 de diciembre de 1964, aunque fueron paralizadas por la fuerte oposición vecinal. El proyecto fue sufriendo distintos reveses hasta que en 1995, la firma lo planteó de nuevo y consiguió el permiso del Gobierno socialista. Para ello esgrimía que tenía una concesión de aguas del 9 de febrero de 1951 que había sido modificada el 1 de junio de 1963 y que le autorizaba a derivar "todas las aguas del río Navia". El Ejecutivo entendió entonces que esa concesión franquista era válida y que no necesitaba declaración de impacto ambiental.

El Ayuntamiento de Navia recurrió contra ese permiso y en 2004 el Tribunal Supremo le dio la razón. El fallo estableció que "la construcción del aprovechamiento hidráulico del salto de Suarna debe ser sometido al procedimiento reglado de evaluación de impacto ambiental", como marcaba ya la normativa europea.

Pero la contumacia de la empresa le llevó a retomar el 22 de octubre de 2007 el proceso de evaluación ambiental presentando un nuevo proyecto ante el Ministerio de Medio Ambiente, esta vez de 96 metros de altura que anegaría parte de los términos municipales de Ibias (Asturias) y Fonsagrada y Navia de Suarna (Lugo).

Como era previsible, un proyecto ideado en 1951 difícilmente cumple con las normas ambientales actuales. Así que la declaración de impacto ambiental supone un varapalo a la documentación presentada. El ministerio considera que

"la justificación del proyecto basada en la lucha contra el cambio climático y generación de energía limpia no es adecuada", que tendría repercusiones en dos espacios protegidos y en poblaciones de especies amenazadas como el oso pardo cantábrico, la nutria, el desmán de los Pirineos y la madreperla de río. La presa pretendía inundar 15 yacimientos arqueológicos, a lo que la empresa replicó que "la inundación de los yacimientos no supone su destrucción, por lo que considera el impacto como moderado", según la declaración. Este diario ha intentado, sin éxito obtener la versión de la firma.

En sus alegaciones, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico consideró que "los efectos del proyecto deben calificarse como críticos, ya que el resultado final del proyecto es la desaparición del río, y por lo tanto, ambientalmente inadmisibles". "No es legítimo alegar que se dispone de una concesión, y que se retrasen las obras durante 47 años", señalan las alegaciones contrarias.

El Navia cuenta ya a lo largo de su curso con tres presas consecutivas (Arbón, Doiras y Salime) y, de haberse construido la cuarta, de 23,4 kilómetros de longitud justo a continuación, río arriba, de la de Salime, 80 de los 150 kilómetros del río quedarían embalsados.

"Es otro Riaño, pero con final feliz", señala Pedro Brufao, presidente de la Asociación AEMS-Ríos con Vida —que alegó contra el proyecto— en alusión al famoso pantano que simbolizó la infructuosa lucha ecologista.

El alcalde de Navia de Suarna, el socialista Jorge Fernández, admite que "no tiene mucha explicación" que la negativa llegue ahora, 61 años después, y lamenta el daño causado: "Durante mucho tiempo la gente se retraía y no invertía aquí. A la dificultad de vivir en un medio rural y montañoso se unía la amenaza de la presa". Y concluye con una pregunta sobre quién va a compensar al pueblo: "Durante estos años ha habido gente que no invirtió aquí por la inseguridad y eso ya no se va a recuperar".

Prensa | Sábado, 07 Julio 2012 | Super User

Castilla y León no permite explotar la mina de Borobia

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(07/07/2012)

La petición ha sido rechazada debido a que se presentó fuera de plazo

La mina de magnesitas de la localidad soriana de Borobia, que despierta una viva oposición social tanto en Castilla y León como en las comarcas limítrofes aragonesas, ha perdido una batalla legal, aunque no la guerra. Ayer, el Servicio Territorial de Industria, Comercio y Turismo de Soria de la Junta de Castilla y León emitió una resolución por la que inadmite la solicitud de concesión de explotación en el paraje denominado San Pablo de Borobia presentada por Magnesitas y Dolomías de Borobia, SL.

La Junta considera que la petición fue presentada fuera de plazo, dado que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha declarado la caducidad del permiso de investigación en esta zona de la mina, según informó Europa Press.

DOS EXPEDIENTES

Magnesitas y Dolomías de Borobia tiene dos expedientes en tramitación. Por un lado, el relativo al paraje San Pablo de Borobia, cuya concesión de explotación ha sido ahora denegada al haber caducado el permiso de investigación, y el correspondiente al paraje San Marcos de Borobia.

El Gobierno de Aragón, que presentó alegaciones al proyecto por las afecciones al medio ambiente de la vertiente zaragozana, prevé que la Junta de Castilla y León volverá a sacar a concurso la concesión de esta explotación minera, según indicaron fuentes del Ejecutivo.

Las alegaciones del Ejecutivo aragonés, formuladas ante la Confederación Hidrográfica del Ebro, se basaban en las posibles afecciones a los ríos Manubles, Ribota, Aranda e Isuela, que aunque transcurren por Aragón nacen en Soria y corren peligro de contaminarse.

Pese a esta última decisión, el Gobierno de Aragón prevé que la Junta de Castilla y León vuelva a sacar a concurso la concesión de esta explotación minera. Sin embargo, este contratiempo será sin duda aprovechado por los numerosos opositores al proyecto en las comarcas limítrofes de Aragón y en Soria.

Prensa | Sábado, 07 Julio 2012 | Super User

Itoitz y el Canal hacen agua económicamente

GARA

(18/05/2012)

El famoso binomio pantano de Itoitz-Canal de Navarra es económicamente deficitario, según destaca el estudio elaborado por Charo Brinquis para la Universidad de Zaragoza. Ni el regadío ni el agua de boca ni el aprovechamiento hidroeléctrico ni la creación de empleo justifican el macroproyecto.

Brinquis ha comparado los costes que ha supuesto la construcción y el mantenimiento del pantano y la primera fase del Canal de Navarra, que concluye en Pitillas, y la conclusión es clara: lo invertido no se justifica en relación a los beneficios obtenidos. Es decir, Nafarroa ha hecho un mal negocio con este macroproyecto, pese a que se presentó como esencial para el progreso del herrialde. Continuar con las obras, que aún no han comenzado, de la segunda fase del Canal hasta la laguna de Lor, en Ablitas, no solucionaría el fiasco, según el trabajo de Brinquis, que ha sido dirigido por el profesor Pedro Arrojo.

Los números son claros: en el pantano de Itoitz y el Canal de Navarra se han invertido 1.751,7 millones de euros desde que se comenzó a poner en marcha el proyecto, hace 20 años. En esta cifra se incluyen los gastos de construcción y los de explotación. Desde entonces, el volumen de lo recuperado mediante los distintos aprovechamientos únicamente llega a los 471,2 millones. La operación da un resultado contundente: solo se ha recuperado un 26,9% de lo invertido.

Prensa | Viernes, 18 Mayo 2012 | Coagret

Asociaciones ecologistas rechazan la construcción de los embalses

ARAGÓN DIGITAL

(02/05/2012)

Representantes de diferentes colectivos ecologistas y naturalistas, acompañados por la alcaldesa de Murillo de Gállego, Marta de Santos, se han manifestado a las puertas del Palacio de la Aljafería para mostrar su malestar por la construcción de obras del Pacto del Agua como los embalses de Yesa, Biscarrués, Mularroya y Las Torcas. Aseguran que todas ellas tienen alternativas más económicas que evitarán sus impactos.

Han reclamado que se paralicen y se descarten "las obras conflictivas con impacto sociales, económicos y medioambientales", que estiman que supondría un gasto de "800 millones de euros", tal y como ha afirmado el presidente de Coagret, Valentín Cazaña.

Por su parte, el presidente de la Asociación Río Aragón, Luis Solana, ha recordado que el Pacto del Agua cumple 20 años y que "no ha servido absolutamente para nada". Considera que es "lamentable" mantenerlo a estas alturas y continuar con obras como Yesa o Biscarrués.

La alcaldesa de Murillo de Gállego ha denunciado "la chapuza administrativa" existente tanto en Yesa como Biscarrués. Ha subrayado que son proyectos que todavía "están estimados en pesetas y que no cuenta con las actuales aportaciones que tienen los ríos".

Paco Iturbe, representante de Ecologistas en Acción, ha criticado que "se sigue considerando al río como un canal de agua y no como una fuente de vida" ya que se habla de "usos y porcentaje de agua y no que es un río". Ha remarcado que los planteamientos son "irreales" porque "baja el agua que baja" y "por muchos decretos y proyectos no bajará más ni lloverá más". Así, ha indicado que existen ejemplos de estos hechos en Los Fayos y Lechago, "que están hechas, pero que no tienen agua que embalsar".

Por otro lado, Mariano Mérida, representante de Ansar, ha criticado la "malísima" calidad ambiental del Ebro y ha recordado que "responsables universitarios hablan de que es prácticamente una piscina con una alteración de la vida que hay en él".

Directiva Marco del Agua

Cazaña también ha abogado por incorporar "plenamente" la Directiva Marco del Agua, "con todos sus principios", y que se reconozca que el único futuro que se puede tener es "el reconocimiento del cambio climático como fenómeno", algo que considera que no se ha incorporado del todo en el borrador del Plan de Cuenca de Demarcación del Ebro.

Precisamente a este texto, tienen intención de presentar alegaciones tanto técnicas como marco para que "todos los ciudadanos puedan estar informados de este plan". Considera que debería ser "un documento ambicioso en cuanto al cumplimiento de la directiva" y que deberían aplicarse de manera efectiva "los caudales ambientales necesarios".

Prensa | Miércoles, 02 Mayo 2012 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!