La Comisión del Agua, en estado crítico tras el abandono de Coagret

HERALDO DE ARAGÓN

(20/04/2006)

Los afectados de Santaliestra y Mularroya se sumarán a la retirada de los de Biscarrués y Yesa. Los grupos ecologistas podrían tomar la misma decisión la semana que viene.


La crisis surgida en la Comisión del Agua de Aragón a raíz del último pleno se agrava día tras día y ha dejado en estado crítico a este organismo nacido para favorecer el consenso como solución a los conflictos hidráulicos. La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (Coagret) acordó el martes por la noche retirarse de la Comisión siguiendo el camino emprendido anteriormente por dos de sus miembros -la Coordinadora de Biscarrués y la Asociación Río Aragón-. Esta decisión supone que los afectados de Santaliestra y de Mularroya también se sumarán a la lista de abandonos iniciada por el PP a mediados del año pasado. 

Por si fuera poco, los grupos ecologistas no descartan hacer lo mismo, aunque su posición no se conocerá hasta la semana que viene. Si finalmente optan por retirarse, la Comisión del Agua se quedaría prácticamente sin representación de los colectivos conservacionistas, lo que la dejaría sin capacidad para alcanzar acuerdos por consenso abocándola al sistema de mayorías -lo que precisamente se quería evitar con su creación-.

El presidente de Coagret, Julián Ezquerra, no quiso confirmar ayer la postura adoptada en la última reunión. No obstante, diversas fuentes de la propia coordinadora confirmaron a este periódico que la decisión -que probablemente se dará a conocer el próximo martes- fue no volver a participar en la Comisión del Agua de Aragón.

El alcalde de Santaliestra, Javier Mur, y el teniente de alcalde de Morata de Jalón, Óscar Embid, tampoco anunciaron la postura adoptada por Coagret. Como representantes de la Asociación Cultural para la Defensa del Ésera y de la Plataforma Jalón Vivo, ambos se limitaron a afirmar que aceptarán la decisión que haga pública la Coordinadora.

Embid quiso dejar claro, no obstante, que los afectados por el embalse de Mularroya llevaban tiempo apostando por dejar de participar en un organismo que -en su opinión- nació sin posibilidades reales de participación para los conservacionistas. Por su parte, Mur, responsable de la política hidrológica de Chunta, se mostró más reticente a dar ese paso, lo que parece coincidir con el silencio que ha guardado la formación durante toda la polémica.

La indignación de ecologistas y afectados por los embalses tiene su origen en el acuerdo alcanzado antes del último pleno de la Comisión por los representantes de los regantes y por el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné. El dirigente del PAR quiso asegurarse la aprobación de las Bases de la Política del Agua -el documento llamado a sustituir al Pacto del Agua-, y para ello aceptó aprobar en bloque las peticiones que le hicieron los regantes al tiempo que se rechazaron todas las propuestas de los grupos ambientalistas.

Muchos miembros de la Comisión -también alguno del PSOE- han reconocido que la actuación de Boné supuso una humillación para los ecologistas y los afectados por los embalses, que vieron cómo se incluían en el dictamen de las Bases aspectos tan polémicos como la realización de todas las obras del Pacto del Agua o la posibilidad de inundar núcleos habitados. Las organizaciones naturalistas sienten que ese día se dilapidaron sus escasas esperanzas de que la Comisión del Agua pueda ser un instrumento válido para lograr el consenso.

Boné sigue negando la crisis

Pese a todo, y pese a la cascada de abandonos, el consejero de Medio Ambiente sigue insistiendo en que el organismo que él preside no está en crisis. Sin embargo, Boné ha repetido en numerosas ocasiones con tono conciliador que el dictamen de las Bases de la Política del Agua todavía puede sufrir modificaciones. También se ha comprometido a recoger en el texto algunas de las propuestas que se rechazaron en su día, y ha anunciado una ronda de contactos con todos los colectivos presentes en la Comisión insistiendo una y otra vez en que sus puertas están abiertas al diálogo.

Los representantes ecologistas están convocados en la sede de la DGA mañana viernes, pero ya han anunciado que acudirán al encuentro "por cortesía" y a la espera de decidir si abandonan la Comisión. Coagret, en cambio, hizo público ayer un comunicado en el que declinaba la invitación del consejero. Todo indica que no habrá marcha atrás de los colectivos de Coagret si Boné de disculpa públicamente.

Prensa | Jueves, 20 Abril 2006 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!