Atrapados en Tarazona

PERIÓDICO MUNICIPAL DE TARAZONA

En el periódico Tarazona de la segunda quincena de diciembre del dos mil cinco en las págs. 4ª y 5ª aparece con gran titular “ Más de 730.000 euros se han invertido en la estación de tratamiento de agua potable de Tarazona (ETAP). Actualmente cuenta con el mejor proceso que hay en España de potabilización de agua y tiene un caudal de diseño  de 240 metros cúbicos hora para una población de 19.000 habitantes. De los 730.000 euros el Gobierno de Aragón aporta el 87% y el Ayuntamiento el 13%.
En el mes de febrero de 1994 el periódico municipal nº 19 en la primera plana, “Inagurada la estación de tratamiento de aguas potables, su costo 25.000.000 de ptas. Corrió a cargo de la Administración Central”. En la inauguración el Director General de Aguas de la D.G.A. D. Javier Celma también inspeccionó las obras de encauzamiento del río Queiles.
El entonces Delegado municipal de aguas, pregonaba a todo viento en S.E.R. Tarazona, que el agua de abastecimiento de Tarazona, superaría en calidad al agua embotellada.
En el B.O.P. de Zaragoza el 22-10-1990 nº 243 epígrafe nº 66.527 de la Comisaría Aguas, publica la solicitud del Ayuntamiento de Tarazona, para modificar el punto de captación de agua para abastecimiento.
El proyecto redactado por D. Javier Orte Sánchez colegiado nº6.464. El presupuesto de ejecución y contrata 22.678.863 ptas.
El día 13-12-1992, la Comisaría autoriza la realización de las obras de modificación del punto de toma con condiciones. Por su importancia las condiciones 3ª,4ª.7ª y 8ª dicen:
3ª- El Ayuntamiento de Tarazona vendrá obligado a admitir sin indemnización por ningún concepto, la modificación total o parcial de las obras, con el fin de adaptarlas a lo que se les impusiera como consecuencia de las obras de regulación de los ríos Queiles y Val, siendo los gastos y perjuicios que se ocasionen a cargo del mismo.
4ª- El Ayuntamiento de Tarazona deberá mantener por su cuenta el servicio de abastecimiento durante el tiempo que fuera necesario como consecuencia de las obras de modificación que fueran precisas como consecuencia de las de regulación.
7ª- Esta autorización no permite al Ayuntamiento de Tarazona apartarse de las obligaciones económicas (cánones y tarifas) que puedan corresponderle por la ejecución de las obras de regulación de los ríos Queiles y Val.
8ª- Quedan subsistentes, las condiciones impuestas en la concesión otorgada por O.M. del 16-12-1940 y ampliada por O.M. del 04-04-1984, en cuanto no resulten modificadas expresamente por esta autorización.

El periódico municipal nº 178-1ª quincena de marzo 2004 “Nuevo Abastecimiento de agua a los municipios aragoneses de la cuenca del Queiles. El presupuesto de las obras asciende a casi cinco millones de euros. La longitud de la red será de 22’85 kilómetros y el caudal de diseño 73’67/ litros segundo. La financiación según A.C.S.A. un 85% con ayuda de los Fondos de Cohesión y el 15% con préstamo de la propia A.C.S.A. a devolver por los municipios en 25 años. Los Fayos, Santa Cruz, Grisel,Torrellas, Tarazona, Tórtoles, Cunchillos, Malón y Novallas. Esta obra incluida en el Plan Hidrológico Nacional prevé 530’4/l por habitante y día.
El portavoz del grupo del P.P. en el Ayuntamiento de Tarazona y secretario general provincial, Luis María Beamonte, ha acusado al Gobierno de la Nación de paralizar este proyecto, poner en peligro la garantía hídrica de miles de personas y dejar de recibir más de mil millones de las antiguas pesetas.
El periódico Heraldo de Aragón del viernes día 30-12-2005 en la pág.2ª decía: Medio centenar de municipios en riesgo de inundación cada 50 años. Cuencas analizadas 15, poblaciones con mayor riesgo 22 en todo Aragón. En la pág. 3ª.- Encuesta. Sólo 240 de los 730 municipios de Aragón han contestado la encuesta sobre inundaciones de la D.G.A. De ellos el 82% ha sufrido alguna avenida. Por provincias, la de mayor incidencia está en Zaragoza.
Se ignora sí el Ayuntamiento de Tarazona es uno de los que “SI, o los que NO, han contestado dicha encuesta”
Conviene recordar que el día 31– 05-1977, se produjo en el barranco Valdearcos, la última avenida en el río Queiles y que a su paso por Tarazona estuvo a punto de rebasar las paredes del río convertido en canal. Afortunadamente el puente de la Virgen del Río no estaba construido como es hoy, había una pasarela como la que hay todavía en la Avda. Navarra, ni el puente que comunica la Avda. Navarra con Reino de Aragón y tampoco la rotonda entre dichas calles.
La Presa del Val con su Plan de Emergencia, conocido gracias a Heraldo de Aragón que el día 16-02-05 lo publicó en la pág nº8, conocemos las afecciones en la zona Aragonesa.
Este Plan de Emergencia, fue firmado en julio del 2000 por el Director Técnico D. José-Luis Uceda y por D. Rafael Romeo Jefe de Explotación, ambos pertenecientes a la Confederación Hidrográfica del Ebro.
En caso de avería o mal funcionamiento de la Presa del Val, dicho plan de Emergencia prevé que en Los Fayos en 28 minutos el agua alcanzaría una altura de 26’10 metros y una velocidad de 11’9 metros por segundo. A Tarazona llegaría en 40 minutos, alcanzaría 17’2 metros de altura y una velocidad de 7’7 metros por segundo, arrasando todo que encontrase a su paso, incluyendo el NUEVO CENTRO DE SALUD, que está previsto construir en la Plaza de Dª Joaquina Zamora s/n.
Esperemos que se construya lejos de la zona de inundación que prevé el Plan de Emergencia de la Presa del Val. Sobre este asunto hay más información en la pág. pdfInforme sobre El Val y el centro de salud de Tarazona3.48 MB
Para no estar atrapados debemos considerar que la Presa del Val y el río Queiles, crean problemas de desarrollo sostenible y no podemos ignorar lo que es evidente.
La Presa del Val con 25 hectómetros cúbicos, nos obliga ha plantearnos sí realmente se necesitan para garantizar los abastecimientos de la cuenca, (no los de otras cuencas, Fitero, Cintruenígo, Alfaro, Corella, Buñuel y Ribaforada) y los regadíos actuales de la cuenca del Queiles.
En el año 2005, el Embalse ha estado prácticamente lleno y sólo se han usado 4 hectómetros cúbicos para riego. La rentabilidad que se obtendría con infraestructura para poder hacer un uso eficiente mayor que los  cuatro hectómetros, sería más que negativa. Por qué ¿Quién pagaría los costes del embalse, los canales de conducción necesarios, sí en estos momentos los agricultores estamos diciendo que no estamos en condiciones de pagar ni un euro más de lo ya pagamos por hectárea? La Directiva Marco Europea del Agua obliga a los usuarios a pagar los costes reales del agua utilizada.
Con diez hectómetros cúbicos que se llenase el embalse, se garantizarían todos los usos de la cuenca del Queiles y las afecciones en los núcleos urbanos de Los Fayos y Tarazona serían mucho menores.
Así pues debemos replantearnos el llenado y el uso del embalse si queremos dejar de estar atrapados. No han contado con los afectados para hacerlo, ni se ha hecho ningún tipo de evaluación económica del mismo. Se han incumplido los pactos con Los Fayos y, a los agricultores se pone como cabeza de turco para ocultar otros intereses, el presupuesto de construcción y contrata es más de tres veces mayor al proyecto inicial. Hasta ahora sólo se han beneficiado las constructoras y destruido y contaminado los ríos Queiles y Val en unos tramos casi VIRGENES.
Con el río Queiles no podemos ignorar lo que es evidente. En el casco urbano de Tarazona el suelo más caro es precisamente el espacio que ocupa el río, dos kilómetros canalizado, sin otro uso que el que hacen los patos y, en él, se han invertido grandes cantidades de dinero desde los años 1978 hasta hoy enero del 2006, sólo para decir que se ha saneado el río, cuando la realidad es que hemos matado con el cemento todas las funciones que un río en estado natural realiza, los ríos en estado salvaje son las mejores depuradoras de las aguas. Las riberas en el casco urbano han desaparecido y el espacio de ocio que las mismas proporcionan también (la pesca, el baño, los juegos etc). Con la canalización del río se ha contribuido a la especulación del suelo público de las riberas construyendo dentro del mismo cauce, viviendas, urbanizaciones, puentes cada vez con menos capacidad de desagüe, lo que nos obliga a plantearnos que debemos recuperar el río en la medida que sea posible. Las riberas deben deslindarse, los puentes deben tener mayor capacidad de desagüe, sino queremos seguir atrapados en un desarrollo insostenible.
El agua de abastecimiento nos tiene empeñados y atrapados. Cada vez con mayor frecuencia hacemos inversiones más costosas, por que el agua que necesitamos en estado físico y químico para que no sea nociva para nuestra salud es más escasa, lo escaso es lo que la economía dictamina con mayor precio. Por eso cada vez tenemos que consumir más, contaminar más, ofertar más, para justificar las grandes inversiones que sólo a unos pocos benefician, maquillándolas en forma de subvenciones que aseguren a los políticos los votos en las próximas elecciones, a la vez que nos están negando nuestra participación en cualquier toma de decisiones. Nos mienten o nos engañan con medias verdades, pero “las mentiras institucionales, que gozan de todo tipo de ayudas oficiales, también tienen sus límites, La Directiva Marco Europea del Agua, obliga a pagar los costes reales.
No podemos menos que decir que este no es el camino correcto, que hay que consumir menos, que no pueden justificarse 300 litros de agua potable por habitante y día para 19.000 habitantes, (240 metros cúbicos hora, equivalentes a 66’66 litros por segundo) y mucho menos 530’4 litros por habitante y día para 12.000 habitantes, (265’21 metros cúbicos hora, equivalentes a 73’67 litros por segundo) como el proyecto demandado por el Sr, Beamonte. Toda el agua que necesitamos no tiene porque estar sometida al mismo proceso depurativo, una cosa es el agua que necesitamos para beber, cocinar y otra muy distinta es la que se emplea en lavar, duchar, tirar de la cadena y las aguas utilizadas en la industria o la ganadería. La eficiencia en el suministro es otra de las asignaturas pendientes.
El uso del agua nos tiene atrapados, dominados por la dictadura de la economía, el valor biológico sujeto a monetarización, los valores paisajísticos y culturales usados como una fuente de ingreso más. El agua ya no puede ser observada, sólo imaginada, este fluido manipulado ha perdido la capacidad de reflejar el agua en los sueños. El valor simbólico del agua habita en la memoria colectiva y a veces lanza reflexiones humildes que nos ayudan a sublevarnos contra el pensamiento único y global. Estamos atrapados por un pensamiento que nos hace esclavos de las grandes infraestructuras. Pero se puede pensar contra el pensar. Porque ¿Cómo es posible que en el Planeta Azul el agua sea cada vez más un bien escaso? (De Ramón Germinal, del agua en Agua, ¿mercancía o bien común?).


Esteban Sáinz Barrera, Ex Presidente de la Comunidad de Regantes de Tarazona.

Prensa | Miércoles, 19 Abril 2006 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!