Boné bloquea el acuerdo del Matarraña

HERALDO DE ARAGÓN


JUAN JOSÉ VERÓN (12/11/2005)


El Matarraña espera desde el mes de julio una respuesta de la Comisión del Agua

Los agentes políticos, sociales y económicos de la cuenca lograron un acuerdo histórico para desatascar los conflictos hidráulicos, pero el organismo encargado de transmitir el dictamen a Madrid ni siquiera se ha reunido.


La cuenca del Matarraña espera desde el mes de julio a que la Comisión del Agua responda a la propuesta que le entregó el pasado mes de julio. Todos los agentes lograron firmar un acuerdo histórico en el que se da prioridad a una serie de obras hidráulicas y se plantea un segundo escenario de negociación una vez que se haya completado esta fase; al tiempo que se cierra una fractura social que duraba lustros. Sin embargo, todo el proceso se ha estancado porque los vecinos del Matarraña esperan desde hace más de cuatro meses la contestación de la Comisión del Agua y

dicen no entender esta paralización.

El presidente de la Junta Central de Usuarios de la Cuenca del Matarraña y Afluentes, José María Puyol, explicó ayer que la próxima semana remitirá sendas cartas al presidente de la Comisión del Agua, el consejero Alfredo Boné, y al presidente de la Ponencia de Obras Conflictivas, Javier Sánchez, para pedirles explicaciones por el retraso e invitarles a agilizar las gestiones. Aunque quiso evitar la polémica, el representante de los regantes se mostró muy extrañado por no haber recibido ninguna noticia a lo largo de cuatro meses.


"Queremos comparecer ante la Comisión. Después de haber logrado el acuerdo por nosotros mismos, no es necesario pasar por otro dictamen; no es necesario ningún examen", dijo Puyol.


El acuerdo del Matarraña se firmó por las partes el 27 de julio en La Fresneda y en el mismo acto se entregó a los representantes de la Comisión del Agua que se desplazaron hasta allí. El pacto se había cerrado un mes antes gracias al trabajo realizado por la Iniciativa Social de Mediación y sin que fuera necesaria la intervención de la Ponencia de Obras Conflictivas.


El 29 de septiembre, la Ponencia de Obras Conflictivas decidió acatar el acuerdo remitido por el Matarraña sin poner ni quitar una coma, por lo que a partir de ese momento su aprobación depende exclusivamente de la reunión del plenario de la Comisión del Agua, una convocatoria que debe realizar el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, como presidente de este organismo.


Alberto Moragrega, portavoz de la Plataforma en Defensa del Matarraña, denunció que la paralización del acuerdo de esta cuenca se debe a que el Gobierno de Aragón sólo está interesado políticamente en tratar el asunto de Biscarrués. "Nos merecemos una atención y una reunión independientemente de lo que suceda en Biscarrués", afirmó.


"Nuestra labor está hecha. Me pregunto qué hubiera pasado si hubiéramos cogido nuestro acuerdo, nos hubiéramos saltado a la Comisión del Agua y hubiéramos ido directamente al Ministerio de Medio Ambiente", dijo.


Moragrega señaló que la actitud del Ejecutivo aragonés "no es seria". "Están provocando la frustración de quienes habíamos confiando en el valor de los acuerdos y están haciendo un flaco favor al diálogo como forma de resolución de conflictos", explicó. Al tiempo, recordó que la máxima expuesta por el Consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, y por la ministra Cristina Narbona fue la de primar con rapidez a quienes lograran ponerse de acuerdo y resolver sus enfrentamientos.


"El acuerdo se ha quedado paraizado por un intermediario, que es la Comisión del Agua, y esto ha impedido que se dispongan partidas específicas en los Presupuestos Generales del Estado para las actuaciones consensuadas", señaló.


Fuentes del Departamento de Medio Ambiente indicaron que la convocatoria del plenario de la Comisión del Agua se realizará en el momento en que se incorpore un nuevo dictamen y que en cualquier caso deberá ser valorada por la comisión permanente de este organismo. Además, justificaron esta dilación por el elevado número de representantes y los problemas que representan este tipo de convocatorias.


El acuerdo alcanzado por todas las fuerzas políticas, sociales y económicas del Matarraña incluye la creación de 1.500 nuevas hectáreas de regadío que se incorporaría a las 3.100 actuales. El consenso se basa en la construcción de dos nuevas balsas laterales, con una capacidad aproximada de un hectómetro cúbico cada una (una estaría en la margen derecha en la Val Figuera debajo de Torre del Compte y la otra en la izquierda, en la Val de Beltrán, en Mazaleón).


También se plantea una balsa en el Algars (de 0,5 ó 1 hm3), otras en la cuenca alta del río Tastavins (que garanticen entre 2 y 3 hm3) y una pequeña regulación en este mismo cauce de entre cinco y siete hectómetros cúbicos. Un conjunto que garantice las reservas para toda la cuenca, mejora los sistemas de gestión y resulta mucho más barato que el gran embalse de 20 hectómetros cúbicos previsto. Además, las primeras obras podrían entrar en uso apenas dos años después de que se inicien los trámites.

Prensa | Sábado, 12 Noviembre 2005 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!