Do you need a free psychic chat?

Check outthis pageLink

COAGRET pide a la Ministra de Medio Ambiente Rural y Marino vergüenza y dignidad

COAGRET, la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases, en su derecho como representante de muchos afectados por grandes obras hidráulicas, exige a la Ministra, que tenga vergüenza; que cumpla la ley y que respete a los ciudadanos de Aragón, en vez de venir a hacerse la foto por logros que no son suyos.

La bajeza moral del Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino es una vergüenza para los ciudadanos y ciudadanas de este país.

Es una vergüenza que hayan sido necesarios 16 años de demandas judiciales para obligar al Ministerio de Medio Ambiente a cumplir lo que prometió a los afectados de la presa del Val. Es una vergüenza que el Ministerio llegara a recurrir al contencioso la sentencia que le obligaba a cumplir sus promesas.

El Val con Lechago (donde las compensaciones prometidas y retrasadas año tras año, se quedan en 200.000€ de los 13.300.000€ comprometidos) dejan bien claro en que consisten las promesas del Ministerio.

Repugna al sentido cívico que una administración como el Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino, decida seguir con las obras del embalse de Mularroya cuando han sido anulados por el Tribunal Supremo el anteproyecto, el proyecto y el Estudio de Impacto Ambiental, precisamente por su tremendo impacto ambiental no valorado. Habría que preguntar donde está la responsabilidad de quien firmó esa Evaluación de Impacto Ambiental.

El caos administrativo que es el proyecto de recrecimiento del embalse de Yesa produce sonrojo a quien intenta entenderlo mientras se siguen obviando los riesgos geológicos de tamaña obra innecesaria.

El proyecto de Biscarrués se ha convertido en un embalse que solo produce daños, ayudando a la crisis destruyendo empleo estable, y matando un paisaje emblemático de Aragón, y ningún beneficio, con unos “regantes” beneficiarios que están más interesados en el embalse que en el agua que podría almacenar.

Plantear un recrecimiento del embalse de Las Torcas, en un río incapaz de llevar su caudal ambiental, sin demanda de riego, con la población abastecida por La Loteta, es el enésimo absurdo de la política hidráulica del Ministerio.

El silencio y la indiferencia de la Administración en el tema de la reversión de Jánovas Lavelilla y Lacort repugna casi tanto como la actitud de Endesa pidiendo dinero a los expropiados. Un mínimo de decencia debería llevar a la Ministra, por lo menos, a pedir perdón a los afectados por todo el daño que les han hecho.

Finalmente el magro éxito de San Salvador, se debe al empeño de los afectados por llegar a un acuerdo. Apropiarse de ese éxito delata una inseguridad preocupante en quien se supone que dirige la conservación medioambiental de este país.

Por todo ello COAGRET pide a la Ministra que se olvide de un Pacto que nació muerto, que se olvide de obras obsoletas e inútiles, que cumpla con sus compromisos y con la ley y que se dedique a defender el medio ambiente de este país. Que lo necesita.

COAGRET | Miércoles, 30 Septiembre 2009 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!