La Asociación Río Aragón exige la paralización del derroche de fondos públicos que está suponiendo del recrecimiento de Yesa

Gastos como los 24 millones recién aprobados para arreglar las errores del proyecto o los destinados al mal llamado “Plan de Restitución”, son un escándalo en estos momentos de crisis

Exigimos que, como manda la DMA, se carguen los gastos ya efectuados a los beneficiarios del actual embalse, especialmente la Comunidad General de Riegos de Bardenas

El proyecto sólo beneficia a los que quieren el trasvase del Ebro

La reciente adjudicación de 24,2 millones de euros, para intentar arreglar las chapuzas que acumula la obra del embalse de Yesa y sus problemas de estabilidad en las laderas, está poniendo de relieve la magnitud del despropósito en que se está convirtiendo el inviable proyecto de recrecer el pantano.

Mientras recortamos presupuestos para colegios, hospitales, carreteras o servicios públicos básicos, aquí seguimos tirando los millones en una fiesta de gastos absolutamente inmoral. Una inmoralidad especialmente reseñable cuando se pretende así tapar la incompetencia de los ingenieros y técnicos que avalaron este proyecto, claramente fracasado, y que con sus actuaciones iniciales no hicieron sino agravar los problemas, ya señalados en su momento por René Petit, ingeniero responsable de la actual presa de Yesa.

El sobrecoste del proyecto, que de los 113 millones iniciales ha pasado a los 250 actuales, es un ejemplo del tipo de actuaciones que ha llevado a la economía española a la actual situación de crisis. El disparate económico resulta escandaloso y sangrante si analizamos cómo se dilapida el dinero público en un mal llamado “Plan de Restitución”. Una carretera a Undués de Lerda, que no va a casi ninguna parte, ha costado casi 2 millones de euros pagados por la Diputación de Zaragoza, que a la vez se olvida del eje Sos-carretera de Pamplona; el asfaltado inútil de caminos en la sierra de Leyre; o faraónicos albergues en Undués o Yesa para peregrinos del camino de Santiago, que al propio tiempo se pretende destrozar en varios kilómetros. Y así un largo etcétera de actuaciones que en poco o nada servirán para revitalizar una zona ya masacrada por el actual embalse. Eso sí, hacen su papel para comprar voluntades.

Desde la Asociación Río Aragón reiteramos nuestra denuncia de este continuo derroche de fondos públicos y exigimos que, según manda la Directiva Marco del Agua, se comiencen a cargar los millonarios gastos de esta obra a los beneficiarios actuales de Yesa, especialmente la Comunidad de Riegos de Bardenas.

La Asociación Río Aragón vuelve a solicitar la paralización inmediata de las obras de recrecimiento de Yesa. Tenemos el convencimiento de que esta actuación es incompatible con un uso sostenible del río Aragón y con el respeto a los ya sacrificados en el pasado, los pueblos ribereños de la Canal de Berdún. Y sobre todo porque quienes ansían llevar a cabo un futuro trasvase desde el Ebro al litoral son quienes están moviendo las cosas para que este proyecto se pueda acelerar.

Asociación Río Aragón | Martes, 11 Enero 2011 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!